Gracias, Alfie, por ayudarnos a despertar

Alfie EvansHace unos días conocí a un niño. No recuerdo el contexto en el que supe de él, pero desde el momento en el que le conocí, aunque solo fue a través de Internet, de las noticias que me llegaban de él, tuve la sensación de que podría ser mi hijo, mi sobrino… mi amigo.

Se llamaba Alfie Evans. Tenía 23 meses y estaba ingresado en el hospital Alder Hey de Liverpool por una enfermedad degenerativa no diagnosticada. Estaba enchufado a un respirador artificial.

Perdón, ¿he dicho ingresado? Quise decir encerrado. Porque resulta que los “médicos” del hospital habían decidido que la vida de Alfie no merecía la pena ser vivida y querían matarle quitándole el respirador. Los padres no estaban de acuerdo. No lo estaban en absoluto. Pero los “médicos” no daban otra opción. Ni siquiera permitían que se lo llevaran. Y la “justicia” británica le dio la razón a los “médicos”.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, por cierto, tampoco quiso mover ni un dedo por la vida del niño. Y yo que creía que el derecho a la vida estaba entre esos derechos.

Los padres… ¡Qué leones! Tom Evans y Kate James. Ellos … Sigue leyendo

Ley de “muerte digna”

publicado en: Blog, Blog: eutanasia | 0

Estaban tardando, pero ya está aquí. La penúltima maniobra en contra de la vida protagonizada por nuestro Gobierno es una especie de tergiversación de las palabras para disfrazar el asesinato como si fuera piedad para con los enfermos terminales. Y digo que es la penúltima porque, como podemos ver en casos como Holanda, cuando se empieza a legalizar saltarse la medicina para matar a los pacientes, se entra en una pendiente resbaladiza que se hace cada vez más perversa.

En marzo se aprobará un proyecto de ley para regular los cuidados paliativos y la “muerte digna”. Básicamente, la idea es matar a los enfermos terminales. Al menos, de momento. Con la excusa de que se les quiere evitar sufrimientos, se les mata directamente y arreglado. Ya no generan gastos a las arcas del Estado. Porque, seamos realistas, ahora mismo a los enfermos terminales ya se les seda (si quieren, claro, que también los hay que quieren sus sufrimientos porque  no los ven como algo indigno) para que no tengan dolores mientras llega la muerte. Según Rubalcaba, se trataría de una opción cuando el enfermo va a morir irremediablemente y va a sufrir. Lo más curioso, es que todos vamos … Sigue leyendo

Sigue perdiendo valor la vida

Leo en Infocatólica que una fundación suiza proeutanasia propone aplicarla a pacientes con Alzheimer. Se trata de la misma que estuvo arrojando a un lago cercano cientos de urnas con cenizas humanas de sus pacientes.

La vida de los nonatos no vale nada. La vida de los ancianos no vale nada. La vida de los enfermos no vale nada. En resumen, la vida de quienes puedan molestar de alguna manera no vale nada. Ese es uno de los mandamientos que está cogiendo fuerza en esta Europa que se está convirtiendo en un monstruo sediento de la sangre de los más indefensos.

No podemos cansarnos de repetirlo: toda vida merece ser vivida. Menos ayudar al suicidio y más cuidados paliativos. Menos dejar de preocuparse de los ancianos y los enfermos y más darles cariño y apoyo. Menos preguntarse si una vida es digna de ser vivida y más maravillarse del misterio de la vida, aun en condiciones precarias.

Nadie tiene la capacidad ni el derecho de decidir si una vida merece ser vivida o no.

Más información:

Fundación suiza proeutanasia propone aplicarla a pacientes con Alzheimer.
El corazón de Europa es nazi.
Noticia del hallazgo de Sigue leyendo

Muerte en el olvido

El titular, de por sí, es espantoso: Aparecen muertos dos ancianos olvidados en una furgoneta de una residencia de Ciempozuelos. El responsable de estos ancianos se los había dejado. Había olvidado a dos personas encerradas en su furgoneta. Sólo pensar la desesperación, la tristeza y el miedo que habrán tenido que pasar viendo que la muerte se acercaba y que los habían dejado olvidados, como quien se deja un abrigo, es algo que hiela la sangre.

¿Qué estamos haciendo con los ancianos? ¿Qué les estamos haciendo? Esta sociedad del culto al cuerpo, a la belleza, a la perfección física, los aparta, los abandona, los olvida. Cuanto más lejos mejor. Los recluye en residencias en cuanto dan algún problema (no hablo de los casos en los que necesiten atención médica especializada, claro está). Para cuidar a los nietos sí, pero para estar con ellos, para cuidarlos, para que se sientan queridos, ya no.

Condenamos al olvido a quienes lo dieron todo por nosotros, a quienes se fueron desgastando día a día para que nosotros tuviéramos lo que tenemos. Pagamos vida con muerte. Porque el olvido es la muerte. El abandono, el creerse superiores a ellos, el mirarlos con desdén, el burlarse de … Sigue leyendo




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y con fines estadísticos. Si no acepta las cookies puede que algunas partes de la web no funcionen correctamente. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar