¿Los niños son unos tiranos?

Francamente, estoy hasta el gorro de ese tipo de comentarios en los que se pone a los niños a bajar de un burro. Son un clásico: “los niños son unos tiranos”, “te toman el pelo”, “son negociadores”… Hay quienes se empeñan en juzgar a los niños desde su propia visión de adultos. Creen que los niños actúan como ellos y, por tanto, son calculadores, malévolos negociadores que están esperando su oportunidad para sacarte hasta el hígado. ¿O no? ¿No es verdad que vemos las cosas desde nuestra propia subjetividad? Es algo para pensar un poco.

El culmen de la tontería está en las frases que terminan con “que se acostumbra“. Un ejemplo: “si llora no le cojas, que se acostumbra”. Otro más: “no le abraces, que se acostumbra”. Por supuesto, hay variaciones, pero todas iguales en esencia: no podemos hacer nada bueno, por si se acostumbra. No puedo coger a mi hijo del cochecito porque si lo hago se acostumbra. Nadie ha pensado que también sería terrible que se acostumbrara a ir en un cochecito toda la vida, ¿no? Porque dudo mucho que algún niño se haya realmente acostumbrado a ir en brazos toda la vida.… Sigue leyendo

Pura inocencia

Se trata de una sonrisa de pura inocencia. Pero también sus llantos son de pura inocencia. No podemos caer en la absurda trampa de pensar que, cuando un niño llora, es para engañarnos o porque sean “unos listos” que sólo quieren llamar la atención. Eso es un síntoma de pretender que los niños sean adultos antes de tiempo. Como lo de pretender que duerman por narices el tiempo que los padres quieran. ¡Cuánto daño psicológico tienen que soportar algunos niños por parte de padres que les dejan llorar sin cogerles! ¿En serio creen que dejar sufrir a alguien es positivo?

Contemplar a mi hijo es una de las experiencias más maravillosas que me ha podido conceder Dios. En él se resume el amor entre Ana y yo y entre Dios y nosotros. Y me maravilla continuamente. Por esa mirada limpia, tan limpia como jamás se verá en ningún adulto. Por esa capacidad de hacerme olvidar todos mis males con una sola sonrisa. Por esas sonrisas totalmente inocentes y gratuitas. Por esa capacidad de continua sorpresa ante todas las cosas. Incluso por esas lágrimas de quien no sabe qué le pasa ni sabe expresarlo, pero confía en que nosotros … Sigue leyendo

Pequeño superhéroe

publicado en: Blog: familia, Blog: hijos | 0

Es una de esas cosas que, hasta que no las experimentas, no te das cuenta de hasta qué punto son verdad. Pero es así: mi hijo tiene poderes extraordinarios. Concretamente, es capaz de hacer que, por muy mal que me haya ido el día, por muy cansado que esté, tan sólo con soltar una de esas sonrisas suyas me olvide de todos mis males y recobre fuerzas. ¿Quién quiere panolis vestidos de licra y con los calzoncillos por fuera? Tengo mi propio superhéroe. Todavía no se sostiene sobre sus piernas y ya ha sido capaz de cambiar radicalmente mi vida a mejor. Un salto cualitativo. Los superhéroes habituales no suelen servir para nada más que para solucionarte la papeleta en un momento dado.

Pero es más. Los efectos de sus poderes no se circunscriben al contacto inmediato. En el trabajo, cuando recuerdo sus sonrisas, el efecto es el mismo.

Así que cada día tengo que dar gracias a Dios por darme la oportunidad de ser el padre de este pequeño. Y por poner en mi camino a Ana, mi mujer. Ahora mi camino no es mío, sino que es un camino mutuo, en el que nos acompaña … Sigue leyendo

Bienvenido a la vida

Llevo ya un tiempo sin escribir nada. El motivo es el nacimiento de mi primer hijo, Ignacio. Estamos en fase de adaptación a esta nueva vida, pero no quería que pasara más tiempo sin dejar aquí esta nota. Seguiré escribiendo lo más frecuentemente que pueda, por supuesto, pero las prioridades son otras. La aventura que empezó algo más de nueve meses reclama el tiempo que le pertenece. Porque mi tiempo les pertenece tanto a mi mujer como a mi hijo. Amar es servir.

Dedicado a mi hijo, pongo abajo un vídeo con la canción “Welcome to life” (bienvenido a la vida) del cantautor católico Matt Maher:

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso

 … Sigue leyendo

Principios no negociables

El Papa Benedicto XVI, en unas jornadas de estudio sobre Europa organizadas por el Partido Popular Europeo, recordó lo que busca la Iglesia en sus declaraciones e indica una serie de principios no negociables. Estos principios son los mínimos que tenemos que buscar a la hora de elegir gobernantes. Como dice Su Santidad, no son negociables. Y mucho menos para los católicos. Así que es responsabilidad de cada uno de nosotros buscar que nuestro voto vaya a manos de alguien que vaya a cumplir esos requisitos, sin andar con patrañas como el mal menor y bobadas semejantes.

Copio íntegramente un par de párrafos:

“Por lo que atañe a la Iglesia católica, lo que pretende principalmente con sus intervenciones en el ámbito público es la defensa y promoción de la dignidad de la persona; por eso, presta conscientemente una atención particular a principios que no son negociables. Entre estos, hoy pueden destacarse los siguientes:
— protección de la vida en todas sus etapas, desde el momento de la concepción hasta la muerte natural;
— reconocimiento y promoción de la estructura natural de la familia, como unión entre un hombre y una mujer basada en el matrimonio, y
Sigue leyendo

¿Cuándo se es padre?

publicado en: Blog: familia, Blog: hijos | 0

El día 19, San José y día del padre, hubo quienes no me felicitaron porque aún no soy padre. Es curioso que, cuando tu hijo todavía no ha nacido, la gente piense que todavía no eres padre. Y eso incluso en personas cristianas de toda la vida. Da la sensación de que esta mentalidad de que lo que no se ve no existe se va pegando a la gente.

Vamos a ver: yo soy padre de mi hijo desde el mismo momento de la concepción. Igual que, desde ese momento, Ana es madre. Eso es así. Es un hecho incontrovertible e indiscutible. ¿Qué es, si no es mi hijo? ¿Qué podría ser que luego, de repente, por algún extraño truco de magia se convirtiera en mi hijo?

Me gustaría que, de una vez por todas, todos, cristianos incluidos, nos demos cuenta de que nuestros hijos son precisamente eso, nuestros hijos, desde que se los concibe. Es absurdo hablar contra el aborto y luego decir que el niño concebido por ti no es tu hijo. Es una contradicción. Y quisiera felicitar (aunque con retraso) a todos los padres a los que no han felicitado porque su hijo todavía no … Sigue leyendo

Sagrada Familia

En la homilía de este domingo de la Sagrada Familia nuestro párroco nos recordaba la enorme importancia que tiene la familia (la de verdad, no los “nuevos modelos de familia” que algunos se están inventando) tanto para el individuo como para la sociedad. Es en la familia donde el individuo se encuentra reconocido por lo que es, donde va a aprender los valores que le formen como persona. Es significativo ver que el refrán “de tal palo, tal astilla” suele acertar. Pero no sólo por un parecido físico que vendría tan sólo de una ordenación genética, sino también porque el hijo suele tener también los valores y el carácter que ha visto en sus padres. Si los padres son egoístas es difícil que el niño no sea egoísta. Si los padres son un ejemplo de amor, el hijo también estará marcado por eso. Aunque luego el tiempo y las propias vivencias de cada uno colaboren a lo que se llama la socialización secundaria, la base, la socialización primaria, es algo exclusivo de los padres. O debería serlo, más bien. Ni el Estado, ni la Iglesia, ni ninguna ideología, ni nadie tiene ningún derecho a suplantar a los padres en la … Sigue leyendo

Políticamente incorrecto

Como no es políticamente correcto decirlo, pues por eso lo digo“. Esta frase la ha dicho el profesor de Legislación y Patrimonio del aula de Patrimonio de la Cátedra Francisco de Vitoria, de la Facultad de Teología del Norte de España. Huelga decir que me ha encantado. Aunque iba referido a una apreciación sobre el arte, ha sido como una declaración de intenciones para el católico de hoy en día.

Como no es políticamente correcto mostrar a la Iglesia sin dejarse manipular por los medios de comunicación, pues lo hago.

Como no es políticamente correcto seguir a Cristo, pues tendrá que notarse que le sigo.

Como no es políticamente correcto decir que el aborto y la eutanasia son vulgares asesinatos, pues lo digo.

Como no es políticamente correcto defender el matrimonio y la familia frente a absurdos que pretenden ser equiparados a ambas instituciones, pues los defiendo.

Porque si la verdad fuera políticamente correcta, no haría falta que la tuviéramos que decir día sí y día también. Pero como no es políticamente correcta, pues hay que mostrarla constantemente hasta que todos se den cuenta de ella.… Sigue leyendo

Derecho y deber de los padres

publicado en: Blog: familia, Blog: lucha | 2

Nos lo repite frecuentemente nuestro párroco, y tiene razón. Y nos viene bien que nos lo recuerde de vez en cuando, más aún cuando vemos asignaturas como “Educación para la ciudadanía”: quienes tienen que educar a los hijos son los padres. Son ellos quienes tienen ese derecho indiscutible y quienes tienen ese deber incontestable.

No hay más educadores que los padres. Estos pueden delegar en otras instancias (los catequistas, las escuelas,…) los aspectos de educación y enseñanza para los que necesiten refuerzo. Pero hay que recordar que educar y enseñar no son sinónimos. Y, en cualquier caso, son los padres quienes deben decidir el tipo de enseñanza y educación que quieren para sus hijos. Ni el Estado ni nadie en absoluto puede asumir ese derecho que no le corresponde. Los hijos no los ha tenido el Estado, ¿verdad? Pues que no vengan a educar a los hijos de los demás. Para eso ya están sus padres.… Sigue leyendo

Quien quiera tener más de tres hijos está enfermo

Esa es la bonita frase emitida por un compañero de trabajo en una charla sobre por qué no se hacen todos los partos por cesárea para que la madre no sienta dolor. Sobre el tema del miedo al sufrimiento ya hablaré en otro momento, que también tiene su aquel. Conociéndole, quiero pensar que no lo piensa realmente, pero sirve perfectamente para ilustrar lo que comentaba el otro día sobre que el egoísmo es el enemigo mortal del amor.

Hemos llegado a una sociedad en la que se ve a los hijos como enemigos de la pareja. Como si vinieran a destruir ese supuesto amor entre hombre y mujer, cuando realmente el amor no es egoísta, siempre está abierto a la vida. Es más, se tiende a ver el tener que cuidar de los hijos como una señal de debilidad. ¡Pobrecillos, tienen hijos y tienen que cuidarlos! ¡Con lo bien que estaban solos! A ver, que no tiene nada de debilidad. Que es más bien lo contrario, que hay que ser muy fuerte y llevar mucho amor dentro. Hay que quitarse de encima ese miedo a la responsabilidad, ese individualismo y egoísmo atroz en el que nos sumerge … Sigue leyendo




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y con fines estadísticos. Si no acepta las cookies puede que algunas partes de la web no funcionen correctamente. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar