Huir de los conflictos

Meditando el Santo Rosario: una guía para vivir los misterios de la fe

¿Quieres leer gratis el primer misterio gozoso? Sin compromisos, sin darme tu correo electrónico.

Pulsa el botón.

Te voy a contar una pequeña historia. Pongamos a dos trabajadores, llamémosles A y B. Están subcontratados en una cierta empresa X cuyos trabajadores van a la huelga. A y B tienen un problema: los piquetes de X no les van a dejar pasar, por mucho que ellos no sean de esa empresa. Ya sabemos cómo funciona en España lo del derecho a trabajar cuando hay huelgas.

León cobardeSe ponen en contacto con su empresa para preguntarles cómo actuar y esta les dice que se cojan los días de huelga como vacaciones. A dice que no le parece mal, pero B dice que no tiene ningún sentido, que no es que ellos no quieran ir a trabajar, sino que se lo están impidiendo otras personas y que la empresa debería buscar otra opción. Discutiéndolo, A le dice a B que prefiere no crear conflictos con la empresa. Sin embargo, gracias a la postura de B y a que no tuvo problema en mostrar su opinión, la empresa acaba decidiendo a regañadientes que no gasten el día de vacaciones.… Sigue leyendo

La fiesta de Todos los Santos

Meditando el Santo Rosario: una guía para vivir los misterios de la fe

¿Quieres leer gratis el primer misterio gozoso? Sin compromisos, sin darme tu correo electrónico.

Pulsa el botón.

Orando por los difuntos en Todos los SantosHoy celebramos la fiesta de Todos los Santos. Y no, no voy a hacer especial referencia a esa horterada importada de Halloween ni sus imitaciones. No me interesan.

La fiesta de Todos los Santos tendría que ser un motivo de verdadera alegría y contemplación. Se trata, nada menos, que de la celebración de esa inmensa multitud que nadie puede contar y que está en la presencia de Dios. Cara a cara con Él. Santos canonizados o anónimos, da igual. Para Dios, el mismo valor tienen.

Si todos los santos existentes fueran solo los canonizados, algo habría fallado de manera estrepitosa en el plan de salvación de Dios. Pero no es así en absoluto. Y eso debe alimentar nuestra esperanza, porque todas esas personas no eran distintas en esencia a cualquiera de nosotros.

Todos los santos … Sigue leyendo

El alma se tiñe con el color de sus pensamientos

“El alma se tiñe con el color de sus pensamientos”.
Marco Aurelio

"El alma se tiñe con el color de sus pensamientos". Marco Aurelio

Es conveniente, de vez en cuando, pararse un rato a reflexionar. A mirar nuestro estado interno. A fijarse en el alma.

Todos buscamos tener un alma, una conciencia, limpísima. Estar a gusto contigo mismo, en paz interior, es un objetivo más que deseable.

Sin embargo, muchas veces esperamos que esto ocurra como por arte de magia. Sin intervenir nosotros, como si no tuviéramos nada que ver con el estado de nuestro interior.

¡Qué gran error!

Nunca diremos lo suficiente que nuestro lenguaje influye en cómo somos y en cómo vemos el mundo. Y lo que decimos y lo que hacemos nace de los pensamientos, que no dejan de ser también palabras.

Por nuestros pensamientos podemos transformarnos en parte. Y eso es lo que vio Marco Aurelio.

Si albergamos continuos pensamientos de tristeza, de desesperación, de sufrimiento, incluso si a priori no tenemos motivos objetivos para todo eso, acabaremos tal y como pensamos: tristes, desolados, destrozados.

En cambio, si nuestros pensamientos son de esperanza, de fe, de ilusión, de ánimo… … Sigue leyendo

¿El escritor cristiano tiene que ser ñoño?

Tenemos un grave problema con el imaginario colectivo. Un problema que, por desgracia, influye también a quienes menos deberían creerse ese tipo de tonterías.

En este artículo me referiré en especial al catolicismo, pero es extrapolable a las demás confesiones cristianas.

¿A que la mayoría de la gente (quizá incluso tú, al leer esto) piensa que, si un escritor es cristiano, tiene a la fuerza que escribir solo ñoñerías sensibleras (como si fuera una constante Misa “de familias” típica, por cierto)? Nada que pueda ser violento, sucio, desagradable. Solo pajaritos, lucecitas, bailes y canciones.

O, como mínimo, que va a ser una especie de panfleto propagandístico en el que meter al lector el Catecismo capítulo a capítulo. Como si tuviéramos alguna especie de poder “catolizador” para transformar en católico con solo leer algo que escribamos.

Es una soberana estupidez. Sin paliativos. Pero estoy convencido de que a buena parte de la población le dices antes de comprar un libro, sobre todo si se trata de un autor poco conocido (para los famosos, las reglas suelen cambiar), que el autor es católico y se lo piensan dos veces. O tres. Y el libro se acaba quedando en la estantería.… Sigue leyendo

Cacemos algunos dragones

Los dragones pueden ser vencidos

No son raras las historias y las leyendas, tanto para niños como para adultos, en las que el héroe en cuestión debe enfrentarse a un dragón. Ya en su momento, el gran (en al menos dos sentidos) G. K. Chesterton dejó para la posteridad una cita que me parece un buen punto de partida:

“Los cuentos de hadas no dicen a los niños que los dragones existen. Los niños ya saben que los dragones existen. Los cuentos de hadas le dicen a los niños que los dragones pueden ser vencidos.”

Los niños ya saben que los dragones existen. Son perfectamente conscientes de que hay cosas malas e injustas. De que algunas personas se portan bien pero otras se portan mal.

No son ajenos al problema del mal. En absoluto.

En Occidente, el dragón representa de forma clara el mal. Podríamos hablar sobre hasta qué punto es positivo o negativo que se dé una cierta reivindicación de la figura del dragón, haciendo que se convierta en una especie de ser sabio y simpático, injustamente perseguido. Sin embargo, no es este el objetivo del artículo. Baste dejar claro que tradicionalmente el dragón ha representado el mal y que Sigue leyendo

No seas incrédulo, sino creyente

En el Evangelio se nos cuenta cómo santo Tomás, cuando los otros apóstoles le dijeron que habían visto al Maestro resucitado, dijo que no creería a menos que metiera sus dedos en las llagas de Jesús. Y recordamos también la respuesta de Jesús: “No seas incrédulo, sino creyente“.

Pero tenemos que darnos cuenta de una cosa que es importante. Jesús no dice que seamos crédulos. Dice que seamos creyentes. Son dos cosas muy diferentes.

El crédulo se cree cualquier cosa sin planteárselo siquiera. Puede creer sin problemas en una pseudoprofecía asociada sin ningún fundamento a un santo obispo irlandés, en ver señales divinas por todas partes, curiosamente siempre a favor de sus propias preferencias, en todo tipo de revelaciones privadas, aunque sean falsas o, como mínimo muy dudosas, etc. En el fondo, es una forma de subjetivismo, que a su vez es una forma de egoísmo. Creo todo lo que se ajuste a lo que quiero creer. La creencia empieza y termina en mí, aunque le dé un barniz religioso.

El creyente, en cambio, sale de sí mismo. No se basa es ese subjetivismo, sino en la fe, don de Dios que él decide abrazar. … Sigue leyendo

Tiempo de conversión

Mortificación cristianaCon el Miércoles de Ceniza damos comienzo a esta nueva Cuaresma, este camino de conversión que nos invita a acercarnos a la Pasión de Cristo para poder acercarnos también a su Resurrección.

Este camino de conversión es para todos. Desde el Papa hasta el último laico, todos necesitamos conversión. ¿O alguno de nosotros es perfecto? Yo diría que no.

Recuerdo, como ejemplo de conversión, los momentos de estudiantes de Ignacio de Loyola y Francisco Javier, cuando ante las hazañas de su alocado amigo, Ignacio le repetía, parafraseando el Evangelio: “Francisco, ¿de qué te sirve ganar el mundo si pierdes tu alma?“. Poco a poco, el joven Francisco se fue empapando de la espiritualidad de su compañero y acabó gastando su vida ganando el mundo para Dios, dándonos un santo misionero infatigable. Perdió su vida por Dios, pero ganó a Dios.

Siguiendo con san Ignacio, un instrumento que me parece que puede ser muy útil es el examen ignaciano diario. Un examen de conciencia no tanto para la confesión (aunque también), cuanto para tomarnos el pulso de cada día y evaluar hasta qué punto nos acercamos o nos alejamos de Dios. Se trata de un ejercicio … Sigue leyendo

Oraciones católicas: el Santo Rosario

Rezar el Santo RosarioCuando Ana y yo nos casamos, una de las ofrendas fue una espada con un rosario enrollado en la empuñadura, símbolo de las luchas mundanas y espirituales que tendríamos que enfrentar juntos.

Precisamente un rosario como arma para las luchas espirituales. Y eso que todavía no acostumbraba a rezarlo. Eso llegó un tiempo después, cuando mi director espiritual me recomendó rezarlo todos los días. Algo que procuro seguir haciendo. Incluso menciono esta oración en mi primera novela, Llorando sangre.

Esta devoción ha sido muy denostada. Por desgracia, incluso entre algunos católicos modernillos, que la ven como una cosa de “viejas”, de ignorantes, de zoquetes que se dedican a repetir una y otra vez lo mismo.

Sin embargo, el Santo Rosario es algo muy, muy grande. Pero claro, como tiene una apariencia tan sencilla (¡un cordón y unas cuentas!), es difícil de apreciar.

El Rosario es un compendio de la vida de Cristo. Meditando sus misterios nos podemos introducir en los más importantes episodios de Su vida. Contemplarle en unión con María, interiorizando cada paso que da.

No es solo repetir y repetir, aunque eso también tenga su valor (¿cuántas veces el enamorado le repite … Sigue leyendo

He encontrado el Santo Grial

publicado en: Blog: fe, Blog: Iglesia | 2

El Santo GrialNo, no soy Indiana Jones. Pero puedo afirmar que, por fin, he encontrado el Santo Grial, el cáliz en el que se recogió la sangre de Cristo. Posiblemente una de las reliquias más buscadas y sobre las que más teorías hay.

Y lo tenía delante de mis narices.

Es más, está a la vista de cualquiera que quiera prestar atención.

¿Te cuento el secreto?

Mira el cáliz que sostiene el sacerdote en la Consagración. Ahí tienes el Santo Grial. No necesitamos volvernos locos buscando otra copa. ¿Para qué? La sangre de Cristo está ahí. Ese es el Santo Grial. Justo delante de ti.

No lo digo solo yo. En la tristemente poco utilizada plegaria eucarística I, “Canon Romano”, se dice literalmente (las negritas son mías): “Del mismo modo, acabada la cena, tomó este cáliz glorioso en sus santas y venerables manos, dando gracias te bendijo, y lo dio a sus discípulos”. No dice que tomó un cáliz o que tomó su cáliz. Dice: “este cáliz”. Este. El que tiene el sacerdote en las manos en ese momento. El mismo en el que la sangre de Cristo se va a hacer presente igual que se hizo presente … Sigue leyendo

Discernimiento

San Ignacio de Loyola - Saborear la oraciónPodríamos decir que el discernimiento es el proceso por el cual uno decide qué camino tomar, qué hacer en un momento dado. ¿Cuál es mi vocación? ¿Debería aceptar ese trabajo?

No es un proceso fácil. Al menos, no necesariamente. San Ignacio de Loyola hizo discernimiento durante más de un mes para decidir si las casas de la Compañía de Jesús tendrían rentas o no. Y hablamos de un maestro de espiritualidad de primer orden.

Está claro que un católico siempre busca elegir según la voluntad de Dios. Eso tiene una serie de implicaciones, la primera de las cuales es que no se puede elegir entre algo bueno y algo malo. Eso es absurdo. Tenemos que elegir siempre el bien. O, como mínimo, lo indiferente. Pero nunca lo malo.

Pero también implica tener una cierta relación con Dios. Tratarle. Conocer cómo el Espíritu actúa en el alma, y también cómo lo hace “el enemigo de natura humana”. Y eso lleva tiempo, como lleva tiempo para dos enamorados conocerse. Tratarse todos los días, hablar, adorar…

Hay quien tiene la capacidad de discernimiento de una ameba: lo que me gusta lo interpreto como si viniera del Espíritu Santo … Sigue leyendo

Jorge Sáez Criado, autor de ciencia ficción

¡Tú!

Tú eres esencial para que este proyecto literario salga adelante. Por eso te quiero pedir que, si te ha gustado alguno de mis libros, le hagas una pequeña reseña en Amazon. Para un autor independiente como yo, eso significa un mundo.

Haz tu reseña en Amazon

Y, si no quieres que se te escape ninguna novedad sobre mis libros, pulsa aquí para suscribirte a mi lista de correo:

Suscríbete a la lista




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y con fines estadísticos. Si no acepta las cookies puede que algunas partes de la web no funcionen correctamente. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar