El que obra el mal odia la luz

El que obra el mal odia la luz“La causa de la condenación es ésta: Que la luz ha venido al mundo y los hombres han amado más las tinieblas que la luz. Sus obras eran malas. Todo el que obra el mal odia la luz; y no viene a la luz para que no vean vituperadas sus obras.” (Jn 3, 19-20)

San Juan nos muestra la verdadera causa de la condenación: que los que hacen el mal siguen haciendo el mal incluso cuando saben que lo es. Distinguiendo el mal del bien eligen obrar el mal, y por ello reciben las consecuencias de sus actos. Es más, San Juan también indica que quien obra el mal y persevera en él no se acerca al bien para que no se pongan en evidencia ni sus obras ni él. Para poner un ejemplo, sería similar a cuando uno empieza a mentir sobre algo y, después, sigue mintiendo sobre todo lo relacionado, ya que no quiere que le descubran. Quien obra el mal no quiere reconocer que está haciendo el mal, y por ello se esconde de la luz, ya que en la luz no hay lugar para las tinieblas.

Los hombres aman más las tinieblas que la … Sigue leyendo

Sólo Dios es bueno

publicado en: Blog, Blog: fe, Blog: verdad | 1

Sólo Dios es bueno«No hay nadie bueno más que Dios» (Mc 10, 18). Así responde Jesús al joven rico que se le acercó en una ocasión. Dios es el único en el que se cumple la bondad absoluta.

La bondad es un fruto del Espíritu Santo. Dado que lo bueno es aquello que acerca a Dios, la bondad no será otra cosa que la cualidad de buscar acercar a los demás a Dios. La inclinación a ocuparse de los demás. Y eso se traduce en actos. Será bueno un acto que acerque a Dios, que ayude a crecer a la otra persona. Será malo un acto que aleje de Dios.

Esto, que parece muy sencillo, en ocasiones no lo es. De un tiempo a esta parte parece haberse puesto de moda ser dulce, hasta llegar a un punto en el que puede hablarse de un exceso de dulzura, un buenismo que, en muchas ocasiones, más que buscar acercar al otro a Dios lo que pretende es no involucrarse, ponerse una fachada de bondad y misericordia mientras se esconde miedo, vergüenza y cobardía.

La bondad y el Sigue leyendo

He combatido el noble combate

«He combatido el noble combate, he acabado la carrera, he conservado la fe» (2 Tim 4, 7).

He combatido el noble combateOjalá en mi lecho de muerte pueda decir, como Pablo en la segunda carta a Timoteo, que he combatido el noble combate. Es preciosa y llena de significado la forma que tiene de relacionar la fe con el combate. Porque no se nos puede olvidar que la fe tiene una enorme relación con la lucha. La vida de fe es lucha. Mantenerse coherente en medio del mundo, agarrarse a Dios ante las tentaciones y las dificultades de todo tipo, saber que te verán como un bicho raro y seguir adelante es lucha. Y es muy dura.

¿Acaso no has tenido nunca esa sensación de estar en guerra? La primera, en tu propio interior, contra el pecado. Siempre asistido por la gracia divina, pero también dependiendo de tu respuesta a esa gracia. Una respuesta que no siempre es tan satisfactoria como debería ser, ¿verdad? Cada vez, una pequeña (o no tan pequeña) batalla. Una carrera, como también dice Pablo, en la que no hay que detenerse. En la que, al caer, no hay que quedarse en el suelo sino levantarse … Sigue leyendo

A la sombra del sicomoro

publicado en: Blog, Blog: esperanza, Blog: fe | 0

«Corriendo más adelante, se subió a un sicomoro para verlo, porque tenía que pasar por allí.» (Lc 19, 4).

A la sombra del sicomoroEl relato de Zaqueo (Lc 19, 1-10) es de una gran belleza. Nos habla de alguien como tú y como yo. Un pecador. Zaqueo. Un personaje rico, jefe de recaudadores de impuestos de Roma. No se trataba de un personaje querido.

Sin embargo, Zaqueo no era alguien tan acomodado como podría parecer. Había oído hablar, sin duda, de Jesús. Y le había picado la curiosidad. Tenía interés, el suficiente como para arriesgarse a hacer el ridículo de forma clamorosa subiéndose a un sicomoro para poder ver a ese Jesús que, de alguna manera, le había llamado. Aunque fuera sólo por esa curiosidad, por ese querer saber quién era esa persona tan especial.

Y, gracias a esa falta de respetos humanos, a no tener miedo a hacer el ridículo para encontrar a Jesús, la salvación llegó a Zaqueo, haciéndole dar un cambio radical.

Mientras personas como Zaqueo se suben a su sicomoro particular buscando a Jesús, otros tenemos tendencia a quedarnos a la sombra del sicomoro. Demasiadas veces nos puede el miedo, la pereza, el creer que ya conocemos … Sigue leyendo

¿Sacrificarme por otro?

«No hay amor más grande que dar la vida por los amigos» Jn 15, 13

¿Sacrificarme por otro?Hace tiempo surgió en una charla en el trabajo (ahora mismo no recuerdo el motivo) el tema de sacrificarse por otra persona. En ese momento, uno de los contertulios afirmó algo que parecía la muestra de cómo se ve en la actualidad, en este mundo tan «civilizado», el sacrificio: «¿Por qué me iba a sacrificar por alguien que no se merece vivir ni más ni menos que yo? Si fuera para salvar a mucha gente, todavía».

¿Por qué me voy a sacrificar por otro? No lo merece más que yo. Total, sólo es uno más. Una forma lógica de razonar para una mentalidad que piensa en términos económicos, materialistas. Si el cambio fuera uno por cien, quizá tuviera sentido. Salvar a uno sólo, no.

El problema está en que, por ejemplo, en una familia normal, los padres se sacrifican por los hijos. Morirían por ellos. Incluso si sólo es un hijo, tanto el padre como la madre estarían dispuestos a dar su vida por él. Dos por uno. Nótese que hablo de una familia normal, una familia en la … Sigue leyendo

Los cristianos no tenemos derecho a desanimarnos

«Ánimo, soy yo, no tengáis miedo». Mc 6, 50

Los cristianos no tenemos derecho a desanimarnosAlgo que procuro tener siempre presente son estas palabras de mi primer director espiritual (fallecido en 2013): «los cristianos no tenemos derecho a desanimarnos».

Hay veces en las que nos miramos y miramos alrededor y sentimos la tentación de echarlo todo por la borda. Nos empeñamos en ser cada vez mejores, pero tendemos a caer siempre en las mismas piedras. En cada confesión hacemos propósito de enmienda, pero sabemos que somos débiles y que es casi seguro que volveremos a caer. Vemos que ser un católico comprometido hoy en día es casi una actividad de riesgo. Sabes que vas a estar señalado, que vas a ser insultado. Y, según el ambiente en el que estés, puedes ser atacado físicamente además de verbalmente. De hecho, la sociedad está cada día más alejada ya no del cristianismo, sino de los valores más elementales. Puede dar la impresión de que la lucha contra todo esto no tiene sentido.

Hace unos dos mil años, el mundo no estaba mucho mejor. Y, sin embargo, Dios dio el todo por el todo y se encarnó, uniendo lo humano y lo divino … Sigue leyendo

La humildad de José

La humildad de JoséNo se le suele hacer mucho caso. Pero tuvo un papel vital en la historia de la salvación. Hablo de José, padre (adoptivo) de Jesús. Pongo adoptivo entre paréntesis porque, aun siéndolo, seguro que para Jesús era ya no un padre, sino un padrazo. En ningún caso se ve a Jesús renegar de ser “el hijo del carpintero”. ¿Por qué habría de hacerlo? Seguro que se sentía plenamente orgulloso del padre adoptivo que le había buscado su Padre. Un hombre justo, que ni siquiera en la sospecha y en la dificultad quiso causar ningún daño. Más bien al contrario, escuchaba silenciosamente la voz de Dios y la cumplía sin rechistar. Cuidó de su esposa, María, y de Jesús como el mejor de los maridos y de los padres. Sin hacer ningún ruido. Trabajó de sol a sol para poder llevar comida a su casa. Enseñó a Jesús el valor del trabajo, de la familia, de cumplir con las obligaciones.

Jesús seguro que se fijaba atentamente mientras su padre, con su vida entregada a su familia, se iba desgastando poco a poco para sacarlos adelante. Seguro que mucho de lo que aprendió de José le ayudó también en su momento … Sigue leyendo

El escritor católico y su responsabilidad ante la nueva evangelización

El escritor católico y su responsabilidad ante la nueva evangelizaciónEl escritor católico (o el católico que escribe, que viene a ser lo mismo), por lo que implica ese ser católico, tiene una muy seria responsabilidad ante la nueva evangelización.

Antes de continuar, quiero dejar claro que yo entiendo por nueva evangelización volver a la primera evangelización. Esto, que parece una especie de juego de palabras, a lo que se refiere es a que pienso que debemos volver a lo de siempre: a ser coherentes. A dejar que todos los aspectos de nuestra vida estén impregnados por nuestra fe. Conocer la fe, vivir la fe, proclamar la fe.

Volviendo al tema que nos ocupa, nos encontramos con que el escritor católico, en el acto de escribir, también estará influido por esa fe. Y eso es una gran responsabilidad de la que no debemos intentar evadirnos.

Cuando uno escribe un ensayo o un texto piadoso, es fácil. Pero ¿esto es transmisible a, por ejemplo, la fantasía o la ciencia ficción?

Sin duda, así es y así debe ser.

Podemos, con nuestros textos, luchar por la creación de un mundo mejor. Mostrar las maravillas del ya existente, denunciar el mal. Tenemos un gran poder en nuestras … Sigue leyendo

Buscando el mar

publicado en: Blog, Blog: fe | 0

Buscando el marY te vas buscando el mar, porque el mar te hace más fuerte.

Así dice en un cierto momento una canción de Juan Pardo que siempre me ha gustado. En cierto modo, me identifico con esa frase. Aunque soy animal de secano, el mar me atrae poderosamente. Las veces que he tenido oportunidad de estar en un ferry no me ha importado estar sobre la cubierta, aunque el tiempo fuera el del Mar del Norte, aunque la velocidad fuera la de los ferries de pasajeros de Noruega. El mar tiene algo que me llama, que me atrae.

Quizá tenga algo que ver con que el mar es la imagen perfecta de todo lo sagrado. Es enorme, sabemos que lo es aunque nunca lo hayamos visto entero. Sin embargo, sólo vemos la superficie. Y el fondo es un absoluto misterio para nosotros. Lo observamos con una mezcla de atracción, fascinación y miedo. Sabemos que tiene un poder terrible, pero aun así nos quedamos embelesados mirándolo. Lo sentimos cercano, como si tuviéramos que estar siempre junto a él, pero a la vez lo sentimos lejano, fuera de nuestro alcance, fuera de nuestras capacidades humanas.

Otro tanto ocurre con … Sigue leyendo

Fe y compromiso

publicado en: Blog, Blog: fe | 0

Fe y compromisoCuando se inició la Adoración Perpetua en mi parroquia, me pareció un proyecto muy bueno. Ya he hablado con anterioridad de ello y de cómo me apunté como responsable de hora.

Si mal no recuerdo, no me pensé mucho lo de apuntarme a la adoración. Costó decidir el día y la hora, eso sí. Pero lo hice y creo que fue la mejor decisión que pude tomar al respecto. ¿Por qué? Porque me comprometía. Daba mi palabra de que todas las semanas, siempre que no surgiera algo que me lo impidiera (ha ocurrido algunas pocas veces), acudiría a estar esa hora ante el Santísimo. Creaba un vínculo con el que me obligaba a mí mismo.

Esto es importante. Si no me hubiera comprometido a ir esa hora, lo más probable es que habría acabado dejando de ir. Podrían más las demás ocupaciones. Siempre hay mucho que hacer y, al fin y al cabo, a la Adoración puedo ir en cualquier momento. Seguro que lo acabaría dejando “para mañana”. Y todos sabemos lo que suele querer decir eso.

Ese compromiso nació de un momento de fe y se mantiene gracias a la fe. No nos engañemos, este … Sigue leyendo

Apocalipsis: El día del SeñorPara celebrar el Día del Libro y el nacimiento de mi nuevo hijo, he pensado en darte la oportunidad de conseguir mi última novela, Apocalipsis, a mitad de precio en su edición digital. Es una opción que hasta ahora sólo daba a quienes vinieran a las presentaciones, pero creo que la ocasión lo merece.

Es una oportunidad para celebrarlo contigo. Por ello no he cambiado el precio del libro. Sigue estando a 3.99€. En cambio, he generado un código en Lektu para que lo puedas adquirir por 1.99€. Menos de lo que cuestan un par de cafés.

El tiempo durante el que puedes aprovecharte de este código es limitado: el día 25 ya no estará activo. Y hay otra limitación: sólo aprovecharán esta oferta los primeros 15 que utilicen el código.

Sin más, aquí está el código: ALABSDTD8YQW1KDT

Para utilizarlo, sólo tienes que entrar en https://lektu.com/es/promo e introducir el código. O, para ponértelo más fácil aún, pulsar en este enlace, que ya incluye el código: https://lektu.com/es/promo/ALABSDTD8YQW1KDT

Una novela por menos de 2€. Y recuerda que también puedes conseguir Meditando el Santo Rosario: misterios gozosos por menos de 1€. Puedes aprovechar y comprarlos juntos en Lektu.

¡Feliz Día del Libro!