Gracias, Alfie, por ayudarnos a despertar

Alfie EvansHace unos días conocí a un niño. No recuerdo el contexto en el que supe de él, pero desde el momento en el que le conocí, aunque solo fue a través de Internet, de las noticias que me llegaban de él, tuve la sensación de que podría ser mi hijo, mi sobrino… mi amigo.

Se llamaba Alfie Evans. Tenía 23 meses y estaba ingresado en el hospital Alder Hey de Liverpool por una enfermedad degenerativa no diagnosticada. Estaba enchufado a un respirador artificial.

Perdón, ¿he dicho ingresado? Quise decir encerrado. Porque resulta que los “médicos” del hospital habían decidido que la vida de Alfie no merecía la pena ser vivida y querían matarle quitándole el respirador. Los padres no estaban de acuerdo. No lo estaban en absoluto. Pero los “médicos” no daban otra opción. Ni siquiera permitían que se lo llevaran. Y la “justicia” británica le dio la razón a los “médicos”.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, por cierto, tampoco quiso mover ni un dedo por la vida del niño. Y yo que creía que el derecho a la vida estaba entre esos derechos.

Los padres… ¡Qué leones! Tom Evans y Kate James. Ellos … Sigue leyendo

Del cristiano se espera heroísmo

publicado en: Blog, Blog: fe, Blog: lucha | 0

Heroísmo cristianoHace un tiempo escribí una entrada que ha tenido bastantes visitas titulada La Iglesia de los héroes. En ella recordaba que esta, nuestra Iglesia, la Iglesia Católica, es una Iglesia de héroes desde su mismo principio.

Y, por tanto, lo que ahora escribo no deja de ser una consecuencia lógica de todo eso. Porque el cristiano está llamado al heroísmo. Es lo que se espera de él.

¿Acaso el cristiano puede ser alguien que se deja llevar, alguien que se acobarda ante los poderes de la tierra? ¡Ni siquiera ante los poderes del infierno deberíamos temblar! ¿Se nos ha olvidado que “si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros“? (Rm 8, 31). No estamos llamados al conformismo. No estamos llamados a quedarnos mirando, impasibles, si acaso rezongando por lo bajo (o en las redes sociales, que viene a ser lo mismo), cómo el mundo se va al traste, cómo todo va en contra de nuestra fe.

El cristiano está llamado a la lucha. A la lucha diaria, siempre. Quizá incluso a una lucha extraordinaria, a un testimonio especial que te ponga más de lo normal “en el punto de mira” del enemigo. Aunque … Sigue leyendo

Cristianos cobardes

León cobardeComo muchos ya sabéis, uno de mis intereses es la fotografía. Eso me ha llevado a comprar libros sobre diversos aspectos de ese arte y a seguir a varios fotógrafos que me resultan interesantes.

Una de las cosas que me han llamado la atención es que algunos fotógrafos estadounidenses no tienen reparos en incluir en los agradecimientos de sus libros nada menos que a Dios y a Jesucristo, e incluso hablar en Facebook, con toda naturalidad, de un retiro espiritual que hicieron. Fotos incluidas.

Lo triste es el hecho de que me llamara la atención. ¿Por qué es así? Porque no es algo que vea habitualmente. En España, los católicos tendemos a ser de perfil bastante bajo. Que es un eufemismo para decir que somos unos cobardes de tomo y lomo. Estamos aterrados. En nuestros grupitos de oración, comunidades y lo que sea, sí, unos católicos decididos y participativos. Pero es que, arropado por gente que piensa igual, es muy sencillo ser así. No es más que ser uno más del grupo. Eso no tiene mérito.

Eso sí, somos buenísimos buscando excusas. ¿O no es una excusa pretender que, por misericordia, es mejor no … Sigue leyendo

Soy un fracasado, no le importo a nadie

FénixQuizá hayas tenido la tentación de pensar así en algún momento de tu vida. Te entiendo. Yo también. Tal vez esos pensamientos se repiten con frecuencia. Tal vez sean esporádicos pero intensos.

Ves que lo que haces, lo que dices, no tiene relevancia alguna. Que lo que tú haces está siempre equivocado, pero si lo hace el de al lado es lo correcto. Que tu opinión no tiene ningún valor. A veces estás rodeado de gente, incluso te saludan, te dan palmaditas en la espalda, te ríen las gracias, se sacan fotos contigo. Pero te sientes solo. Sientes que todo lo que hagas está condenado al fracaso porque lo has visto ya, porque ha sido así en tantas y tantas ocasiones que ya ni las puedes contar.

Te sientes fracasado. Como si tu vida no tuviera ningún sentido. Como si no importaras, ni tú ni lo que hagas. Eso sí, cuando alguien quiere algo de ti, no tiene problema en exigírtelo. Lo cual no hace más que añadir dolor.

Quizá también has sufrido o sufres la falta de amistades verdaderas. Quizá alguien que era casi como un hermano para ti te demostró que no, … Sigue leyendo

Educando en la derrota

De las derrotas se aprendeCon la enorme afluencia de supuestos “gurús” que se empeñan en que pensemos de forma positiva, que nos convenzamos de que todo lo que podamos soñar lo podemos cumplir y demás frasecitas similares, que alguien te proponga educar a tus hijos en la derrota puede parecer una especie de herejía de los dogmas modernos. A quién se le ocurre, ¿verdad?

Bueno, pues es lo que vengo a proponerte.

Por supuesto, tenemos que dejar aparte la actitud maniquea de pensar que si no vamos a ser supermegapositivos tenemos que ser supermeganegativos y pensar que no conseguiremos cumplir ninguno de nuestros sueños jamás en la vida.

Que no, que no es eso tampoco.

Es algo mucho más sano. Ser realista.

Quizá en lugar de educar en la derrota tendría que haber dicho educar en la realidad con actitud luchadora. Pero no puedes negarme que “educar en la derrota” llama más la atención. 😉

No se trata de decirles que van a pasar la vida perdiendo. O quizá sí, porque resulta que la verdad es que la derrota forma parte de la vida, que unas veces se gana y otras se pierde. De hecho, se pierde muchas veces. … Sigue leyendo

Cacemos algunos dragones

Los dragones pueden ser vencidosNo son raras las historias y las leyendas, tanto para niños como para adultos, en las que el héroe en cuestión debe enfrentarse a un dragón. Ya en su momento, el gran (en al menos dos sentidos) G. K. Chesterton dejó para la posteridad una cita que me parece un buen punto de partida:

“Los cuentos de hadas no dicen a los niños que los dragones existen. Los niños ya saben que los dragones existen. Los cuentos de hadas le dicen a los niños que los dragones pueden ser vencidos.”

Los niños ya saben que los dragones existen. Son perfectamente conscientes de que hay cosas malas e injustas. De que algunas personas se portan bien pero otras se portan mal.

No son ajenos al problema del mal. En absoluto.

En Occidente, el dragón representa de forma clara el mal. Podríamos hablar sobre hasta qué punto es positivo o negativo que se dé una cierta reivindicación de la figura del dragón, haciendo que se convierta en una especie de ser sabio y simpático, injustamente perseguido. Sin embargo, no es este el objetivo del artículo. Baste dejar claro que tradicionalmente el dragón ha representado el mal y que Sigue leyendo

El sentido de la mortificación cristiana

Mortificación cristianaComo en cada nueva Cuaresma, surgen voces (incluso de supuestos católicos) diciendo lo absurdo que es el ayuno, la penitencia, la mortificación en general. Curiosamente, las dietas o el machacarse en el gimnasio no se cuentan entre las mortificaciones absurdas. Pero bueno, ya se sabe cómo son estas cosas.

Hay por ahí quien piensa que es que la Iglesia tiene una guerra contra el cuerpo. Como si la Iglesia creyera que el cuerpo es algo malo. Y resulta que no es así en absoluto. Eso es propio de los gnósticos, no de los cristianos. Para mí fue muy triste una discusión que mantuve con alguien que se mostraba como católico y que se empeñaba en que el cuerpo no es más que una cárcel, saltándose alegremente el Magisterio y dando como “argumentos” citas de san Agustín mal entendidas y sacadas de contexto. Y no, el hombre es un alma encarnada. El cuerpo no es una máquina dirigida por el alma, sino que somos una unidad. De lo contrario, no creeríamos en la resurrección de la carne, ¿no? Nos quedaríamos contentos con que el alma pululara ella sola, incorpórea. Sin embargo, esa no es la doctrina católica. … Sigue leyendo

He combatido el noble combate

«He combatido el noble combate, he acabado la carrera, he conservado la fe» (2 Tim 4, 7).

He combatido el noble combateOjalá en mi lecho de muerte pueda decir, como Pablo en la segunda carta a Timoteo, que he combatido el noble combate. Es preciosa y llena de significado la forma que tiene de relacionar la fe con el combate. Porque no se nos puede olvidar que la fe tiene una enorme relación con la lucha. La vida de fe es lucha. Mantenerse coherente en medio del mundo, agarrarse a Dios ante las tentaciones y las dificultades de todo tipo, saber que te verán como un bicho raro y seguir adelante es lucha. Y es muy dura.

¿Acaso no has tenido nunca esa sensación de estar en guerra? La primera, en tu propio interior, contra el pecado. Siempre asistido por la gracia divina, pero también dependiendo de tu respuesta a esa gracia. Una respuesta que no siempre es tan satisfactoria como debería ser, ¿verdad? Cada vez, una pequeña (o no tan pequeña) batalla. Una carrera, como también dice Pablo, en la que no hay que detenerse. En la que, al caer, no hay que quedarse en el suelo sino levantarse … Sigue leyendo

Para tener éxito, aplaude lo que todos aplauden

Aplaude lo que todos aplauden y serás uno más del grupo.

Para tener éxito aplaude lo que todos aplaudenEscuchando un cierto podcast sobre literatura, los comentarios del autor sobre lo que era más compartido en las redes sociales reflejaban claramente el panorama actual. Y que se resume en la frase anterior: aplaude lo que todos aplauden. Di lo que todos digan. Haz lo que todos hagan. Sé uniforme. No sobresalgas. En definitiva, sé lo que quieren que seas.

Es triste ver que un escritor, que tiene el poder de inventar mundos, acepta algo así. Es triste ver un poder como ese servir sólo para la alabanza al status dominante. Y más triste aún que no sólo se arrodille de esa manera sino que, además, lo recomiende.

La verdad es que da que pensar. Si nos fijamos en el mundo de la cultura (o, quizá, mejor habría que decir de los culturetas), parece que está todo formado por el mismo molde. La gran mayoría de escritores, actores, músicos, etc. parece que han salido del mismo molde, al menos en España. Misma ideología, mismo pensamiento. Pocos se salen del guión. Y … Sigue leyendo

Los cristianos no tenemos derecho a desanimarnos

«Ánimo, soy yo, no tengáis miedo». Mc 6, 50

Los cristianos no tenemos derecho a desanimarnosAlgo que procuro tener siempre presente son estas palabras de mi primer director espiritual (fallecido en 2013): «los cristianos no tenemos derecho a desanimarnos».

Hay veces en las que nos miramos y miramos alrededor y sentimos la tentación de echarlo todo por la borda. Nos empeñamos en ser cada vez mejores, pero tendemos a caer siempre en las mismas piedras. En cada confesión hacemos propósito de enmienda, pero sabemos que somos débiles y que es casi seguro que volveremos a caer. Vemos que ser un católico comprometido hoy en día es casi una actividad de riesgo. Sabes que vas a estar señalado, que vas a ser insultado. Y, según el ambiente en el que estés, puedes ser atacado físicamente además de verbalmente. De hecho, la sociedad está cada día más alejada ya no del cristianismo, sino de los valores más elementales. Puede dar la impresión de que la lucha contra todo esto no tiene sentido.

Hace unos dos mil años, el mundo no estaba mucho mejor. Y, sin embargo, Dios dio el todo por el todo y se encarnó, uniendo lo humano y lo divino … Sigue leyendo

Apocalipsis: El día del SeñorPara celebrar el Día del Libro y el nacimiento de mi nuevo hijo, he pensado en darte la oportunidad de conseguir mi última novela, Apocalipsis, a mitad de precio en su edición digital. Es una opción que hasta ahora sólo daba a quienes vinieran a las presentaciones, pero creo que la ocasión lo merece.

Es una oportunidad para celebrarlo contigo. Por ello no he cambiado el precio del libro. Sigue estando a 3.99€. En cambio, he generado un código en Lektu para que lo puedas adquirir por 1.99€. Menos de lo que cuestan un par de cafés.

El tiempo durante el que puedes aprovecharte de este código es limitado: el día 25 ya no estará activo. Y hay otra limitación: sólo aprovecharán esta oferta los primeros 15 que utilicen el código.

Sin más, aquí está el código: ALABSDTD8YQW1KDT

Para utilizarlo, sólo tienes que entrar en https://lektu.com/es/promo e introducir el código. O, para ponértelo más fácil aún, pulsar en este enlace, que ya incluye el código: https://lektu.com/es/promo/ALABSDTD8YQW1KDT

Una novela por menos de 2€. Y recuerda que también puedes conseguir Meditando el Santo Rosario: misterios gozosos por menos de 1€. Puedes aprovechar y comprarlos juntos en Lektu.

¡Feliz Día del Libro!