Libertad de expresión

Sigo con el tema de la democracia, que comencé hace unos días. En una democracia de verdad, se supone que todos los ciudadanos son iguales, todos tenemos los mismos derechos y deberes, y todos tenemos derecho a nuestra libertad de expresión.

En nuestra “democracia”, todos somos iguales. Eso sí, unos más que otros. Porque, curiosamente, si quien habla expresa la fe de la Iglesia, en ciertos elementos de la sociedad aparecen unas ansias parece que irresistibles de hacerle callar. Ellos defienden la libertad de expresión. La suya. La de los demás, siempre que coincida con la suya. Y esto se hace con el beneplácito de los distintos partidos (que vienen a ser la misma porquería con distintos nombres) y, lo que es peor, con el silencio culpable de una enorme parte de la sociedad.

Ejemplos recientes tenemos con Monseñor Reig Plá (de lo que hablé aquí y aquí) y con Santi Rodríguez, que ha tenido la valentía de mostrarse como lo que es, un católico coherente, y ha empezado a recibir insultos y amenazas de los amigos de la libertad de expresión (podéis verlo aquí).

Extraña idea de democracia, extraña idea de libertad de … Sigue leyendo

La financiación de la Iglesia en España

En esta época de declaraciones de la renta y de persecución de la Iglesia por parte de ciertos partiduchos para ocultar sus propios desmanes, es buena la iniciativa de la Conferencia Episcopal Española, preparando una web con 10 preguntas y sus respuestas sobre la financiación de la Iglesia en España.

Se trata de respuestas a las típicas preguntas de si el Estado financia a la Iglesia, si paga o no el IBI, etc. Seguramente los proclamadores de tópicos no entren a leerlas. Es normal, los tópicos y el pensamiento suelen estar bastante reñidos. Pero para quienes realmente quieran saber, será una útil ayuda. Más aún cuando desde esa página se tiene acceso a otra serie de artículos relacionados con el tema.

Y, un año más, recordaros que el mantenimiento de la Iglesia es cosa de todos. No podemos llamarnos católicos si no ayudamos a mantener la Iglesia.

Para recalcar la importante labor social de la Iglesia, dejo el siguiente enlace: La eficacia de Cáritas en conseguir empleo para parados es cinco veces mayor que la del INEM.… Sigue leyendo

Democracia

Permitidme hoy hacer una pequeña disquisición sobre lo que pienso acerca de la democracia. Necesito hacerla.

Voy a partir de un hecho: ahora mismo son asesinados niños continuamente en el seno materno y a nuestros representantes les importa un pepino. Es más, lo favorecen y lo pagan con el dinero de los impuestos que nos quitan también continuamente. Y no, no les importa lo más mínimo. Pero a buena parte de los votantes, tampoco. Sí, hay muchos “pro vida” por ahí. Pero en una gran parte, eso no es más que una etiqueta para tranquilizar conciencias.

El hecho es que los niños son asesinados. Mientras, se dan mil vueltas sobre si la ley del aborto va a ser reformada o no, algún político dice que está a favor de la vida… Y, mientras tanto, los niños siguen muriendo. Pasan días, meses, años. Siguen las discusiones. Y los niños siguen muriendo.

¿Qué pasa aquí? ¿Esta es la democracia que nos hace ser “civilizados”? ¡Esta democracia es una jaula!

Hemos pretendido que esta supuesta democracia sea un valor absoluto para la convivencia. Y esa idea es una ridiculez. La democracia no puede ser un valor absoluto nunca, ya que … Sigue leyendo

Valores cívicos

He recibido una postal de Navidad cuyo sobre, como es normal, tiene un sello. Ese sello me ha llamado mucho la atención. Se trata de uno de la serie “valores cívicos“, en el que pone “soy lo que hago”, además de “protejamos a las personas con discapacidad”.

¿Y cuál es la pega? Desde luego, no la parte de proteger a las personas con discapacidad. El problema es esa rimbombante frase que han puesto como resumen de ese valor cívico: soy lo que hago. Esta frase reduce al ser humano a una concepción meramente utilitarista. Es lo mismo que decir que tengo valor según lo que produzca. Y nos lleva a una terrible pregunta: ¿qué pasa si no hago nada? ¿Qué ocurre con quienes están en coma, por ejemplo? ¿O en estado vegetativo? ¿Qué pasa con los niños no nacidos o con los ancianos y enfermos que no pueden, quizá, ni levantarse de la cama? Ante esa frase tan bonita que nos proponen en ese sello, tendríamos que decir que esas personas no son nada, ya que nada hacen.

Esa frase sirve como escueto resumen de los valores de los que beben nuestros gobiernos: sólo somos mano Sigue leyendo

El nihilismo como religión de Estado

Estos días, en los ratos que tengo más o menos libres, estoy leyendo un librito muy interesante y que recomiendo vivamente: “Cristianos contra Hitler“. En él se cuenta la historia de unos pocos de los cristianos que, al encontrarse metidos de lleno en el nacionalsocialismo, decidieron que en la encrucijada entre la Cruz y la Svástica elegían la Cruz.

Más de uno me habrá oído decir alguna vez que, aunque los nazis no ganaran la guerra, en el fondo Hitler sí que ganó la guerra. Y, leyendo algunas de las reflexiones de los protagonistas de este libro, me reafirmo en mi opinión.

Sólo hay que echar un vistazo a Europa para ver que, aunque no se le ponga el infame nombre de nazismo, hay una serie de políticas que continúan su herencia: supresión del cristianismo, eutanasia, aborto…

El nazismo, en su idea de buscar una religión de superhombres, propagaba el nihilismo como religión de Estado. Disfrazado como una suerte de paganismo reencontrado, pero al final no era más que nihilismo relativista. Y esa es la epidemia que sigue recorriendo Europa. Con otros disfraces, eso sí, pero ahí está. Campando a sus anchas. Porque, ¿qué es … Sigue leyendo

José Antonio Marina y sus peculiares ideas

Ya escribí anteriormente sobre la extraña idea que tenía José Antonio Marina del cristianismo, según su libro “¿Por qué soy cristiano?”, en el que curiosamente demuestra no ser cristiano y no tener ni idea de lo que quiere decir eso. Por eso no me sorprendió demasiado encontrarme en el diario de un padre objetor la opinión que tiene el susodicho escritor sobre la educación de los niños. Básicamente, para él es el Estado quien tiene que educar la conciencia de los hijos. La familia tiene un papel totalmente secundario. Y, por supuesto, el Estado tiene que dar una educación laicista y relativista.

Pues bien, este individuo parece que no se cansa de demostrar su ignorancia. Lo triste es que haya quien le haga caso y vea sus sandeces totalitarias como algo aceptable.

Si el Estado pretende educar la conciencia de mis hijos a su imagen y semejanza, tendrá que pasar por encima de mi cadáver. Porque si algo demuestra el Estado continuamente es que no sólo no tiene, sino que ni sabe lo que es tener conciencia. Por mal que lo pueda hacer yo, seguro que lo hago infinitamente mejor que el “todopoderoso Estado”.… Sigue leyendo

Un año sin nuestro amigo

Ya hace un año que nuestro gran amigo, Juan Pablo II, volvió a la casa del Padre. Parece que fue ayer cuando, con el corazón en un puño, desde todo el mundo se seguía paso a paso la evolución de la enfermedad que acabaría por matar su cuerpo, para dar el paso al lugar al que realmente pertenecía nuestro Papa. Demostró que, cuando se camina con Cristo, no hay motivo para tener miedo, sólo esperanza. Paz, esperanza, justicia, amor. En contraposición con la inestabilidad y la constante sensación de no saber a dónde se va, cuando se rechaza a Cristo. Y Juan Pablo II demostró claramente todo ello. Es más, demostró hasta qué punto la cruz es valiosa, hasta qué punto, lejos de ser un mensaje de derrota, de alguien muerto en unos maderos, es más bien un mensaje de victoria absoluta, un mensaje de amor. Nos mostró hasta qué punto el sufrimiento forma parte de la vida del ser humano, y la actitud con la que hay que aceptarlo. Porque, lo queramos o no, ser humano implica sufrir. Y no es lo mismo afrontarlo con pesimismo, abogando incluso por la eutanasia, que afrontarlo como una parte más Sigue leyendo

Un hecho que clama al cielo

Copio aquí el mensaje semanal del arzobispo de Burgos, Francisco Gil Hellín, correspondiente al 22 de Enero de 2006 (en 2016 el enlace a ese mensaje ya no funciona):

————————-

Hace unos días se hizo público el número de abortos «legales» cometido en España durante el año 2004: ochenta y cinco mil (de 2005 no hay datos oficiales). Todo el desglose de este dato es espeluznante: ha sido un 6,5 por ciento más que el año anterior; ha crecido en todas las comunidades; el 27,69 por cierto de las mujeres ha abortado más de una vez; el 23 por ciento de los niños abortados tenía más de doce semanas; la edad de las que cometen un aborto es cada vez más baja y cada día aumenta el número de las adolescentes. Al cabo de veinte años de aprobarse la ley que lo despenalizaba, en España se han cometido casi un millón de abortos. Es decir, se ha quitado la vida a casi un millón de seres inocentes e indefensos. Más número de personas que las que tiene la ciudad de Valencia y tantas como tienen juntas las provincias de Burgos, Álava, La Rioja y Soria.

Los horrores del nazismo y … Sigue leyendo

Lo prometido es deuda

Y, como lo prometido es deuda, voy a tratar de hacer un pequeño paralelismo entre los métodos de manipulación nazis y los que se usan ahora mismo. Me voy a centrar en el uso de la propaganda, dejando un poco de lado los demás, tales como el uso de la violencia (digamos que Pablo Iglesias no fue precisamente un santo. La verdad es que asusta que Zapatero diga que ese hombre estaría orgulloso del PSOE, da mucho que pensar.), o la forma de llegar al poder tanto de los unos como de los otros.

Por supuesto, no trato de demostrar que tenemos un gobierno nazi, eso es absurdo. Tan sólo trato de demostrar (y creo que lo hago) que utilizan los mismos métodos (en parte, los nazis utilizaban alguno más sutil) para imponer sus ideas.

Entonces, ¿por qué he elegido el nazismo? Muy sencillo: Porque lo conozco bastante mejor que otros regímenes que también han utilizado estos métodos, tales como el comunismo o cualquier otro régimen totalitario.

Teniendo esto claro, empecemos:

La propaganda consiste en una acción sistemática reiterada, que puede ser efectuada de diversos medios, para lograr convencer a la opinión pública (es decir, a las masas), para … Sigue leyendo

Jorge Sáez Criado, autor de ciencia ficción

¡Tú!

Tú eres esencial para que este proyecto literario salga adelante. Por eso te quiero pedir que, si te ha gustado alguno de mis libros, le hagas una pequeña reseña en Amazon. Para un autor independiente como yo, eso significa un mundo.

Haz tu reseña en Amazon

Y, si no quieres que se te escape ninguna novedad sobre mis libros, pulsa aquí para suscribirte a mi lista de correo:

Suscríbete a la lista




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y con fines estadísticos. Si no acepta las cookies puede que algunas partes de la web no funcionen correctamente. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar