Fabricantes de corazas

Muchas veces nos fabricamos corazas para que no nos hagan daño. Tenemos que ser lo suficientemente valientes como para dejar al menos un resquicio. No tenemos que confundir nuestra coraza con nuestro ser.




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y con fines estadísticos. Si no acepta las cookies puede que algunas partes de la web no funcionen correctamente. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar