Creer y amar

La Adoración Eucarística Perpetua es una ocasión para estar una hora (como mínimo) a solas con el Señor, realmente presente en la Eucaristía. Una hora cara a cara con Dios. Una hora para presentarle nuestros anhelos y preocupaciones, para alabarle, pero también una hora en la que a veces no tenemos claro qué hacer. A veces pensamos que tenemos que llenar el tiempo diciendo muchas cosas, hablándole continuamente, y si no sabemos qué decir pensamos que algo estamos haciendo mal.

Y, sin embargo, basta con una cosa: hacer silencio interior, creer y amar. Dejar que los corazones se hablen entre ellos en su lenguaje, que es el lenguaje del amor.

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Soy un padre de familia numerosa enamorado de la palabra (y de mi mujer), y estoy convencido de que escribir puede ayudar a cambiar el mundo. Doy forma a mundos que solo existen en mi mente y también escribo no ficción espiritual. Mi objetivo: transformar tu vida.