¿Cuál es el mejor lugar para escribir?

Dónde escribir para aprovechar el tiempo

No soy el primero que intenta responder a la pregunta de dónde escribir para aprovechar al máximo tu tiempo. Pero me parece que no va a ser la respuesta que esperas.

Como primer punto, te tengo que decir que me da la impresión de que hay demasiado misticismo con este tipo de temas tan concretos, como si alguien te pudiera dar una receta mágica. ¿Dónde me pongo a escribir? ¿Con boli, lápiz, ordenador o en el móvil? ¿Con música o sin música?

A poco que busques en Internet te encontrarás todo tipo de respuestas, aunque tienen tendencia a centrarse en algunos puntos:

  • Buscar un lugar fijo, por supuesto.
  • Que todo esté ordenado, porque se supone que ese orden te ayuda a concentrarte y refleja tu propio orden mental.
  • Silencio, relajación, que nada te distraiga. Apartado del mundo, si es posible.
  • Con pequeños rituales que te ayuden a entrar en situación, con un horario fijo. A ser posible por la mañana, para estar más despejado.
  • Un programa especializado, con diccionarios y todo eso.
  • Y meterte en el cuerpo grandes cantidades de café. Café a raudales.

No te vuelvas loco con todo esto. A ver, no voy a caer en la simpleza de decir que son tonterías, porque no lo son en el sentido de que hay personas a las que esto les funciona. El problema es intentar extrapolar lo que a alguien le sirve como si fuera una regla universal.

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso

¿Sabías que Peter V. Brett escribió su primera novela en el móvil mientras iba en el metro al trabajo? Yo mismo he escrito en silencio, con música, con mis hijos pululando de un lado a otro, en una mesa casi sin nada encima, en una mesa atestada de cosas con mi particular “orden”. Uso Word, Scrivener, Google Docs, los borradores de GMail, sobres usados, blocs de notas y básicamente cualquier cosa en la que pueda tomar notas. Escribo, por lo general, por la noche, pero también escribo sin problema por la mañana, si se da la situación, y por la tarde. No me gusta el café. Y no me da tiempo a tener rituales para ponerme en situación, salvo, sencillamente, escribir.

Y no pasa nada.

Lo que quiero decir es que lo importante es escribir. Ya está. Luego, cada cual verá si puede tener unas u otras condiciones que le vengan mejor o no, y si quiere o puede ser flexible con esas condiciones. Lo que no tiene ningún sentido es no escribir porque no estoy en las condiciones perfectas, porque si te quedas esperando esas condiciones lo más probable es que nunca escribas.

Si quieres escribir y solo tienes ratitos de cinco minutos, aprovéchalos. Olvídate de temas como “tengo que relajarme un poco antes”, “tengo que tener un café”, “tengo que tener un escritorio a la altura adecuada y con un orden perfecto” y demás. Tan solo escribe.

Evalúa tus posibilidades y tus necesidades. Tendrás que aprender a equilibrar ambas. Puede que descubras que te es imposible escribir si no estás en silencio. Entonces, será necesario que busques la manera de encontrar ese silencio con cierta frecuencia. Aun así, no descartes escribir sin un silencio perfecto para poder avanzar en tu libro si no logras que se den las condiciones perfectas.

¿Cuál es el mejor lugar para escribir? Aquel en el que estés escribiendo. No le des más vueltas. Podrá ser más adecuado o menos adecuado, te ayudará más o menos a centrarte, pero es en el que tú has decidido volcar parte de tu mundo en texto.

Seguir Jorge Sáez Criado:

Jorge Sáez Criado tiene una doble vida: unos días escribe sobre espiritualidad y otros hace sufrir a personajes imaginarios que se enfrentan a épicas batallas entre el bien y el mal. Informático durante el día y escritor durante la noche, este padre de familia numerosa escribe historias con una marcada visión positiva de la vida sin dejar de lado una de las principales funciones de la ficción: explorar la verdad.