El príncipe valiente

Alois de Liechtenstein anuncia que vetará la ley del aborto aunque sea aprobada en referéndum.

Y leyendo esa noticia, uno recuerda las ocasiones en las que nuestro “católico” rey pudo no firmar ciertas leyes y las firmó. Y las ocasiones en las que el Gobierno, de cierto partido, supuestamente basado en el humanismo cristiano, pudo haber acabado con la lacra del aborto y no lo hizo.

¿Cuándo tendremos nosotros también un príncipe valiente, o un rey valiente, o un político valiente?

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Soy un padre de familia numerosa enamorado de la palabra (y de mi mujer), y estoy convencido de que escribir puede ayudar a cambiar el mundo. Doy forma a mundos que solo existen en mi mente y también escribo no ficción espiritual. Mi objetivo: transformar tu vida.