Jueves Santo

publicado en: Blog, Blog: Semana Santa | 0

En la celebración de la Cena del Señor se recuerda el lavatorio de los pies. Ahí estaban todos los apóstoles, y Jesús no hizo distinciones. El Señor lavó los pies tanto a Pedro como a Judas. Tanto a los que le amaban profundamente como a quien buscaba la ocasión para entregarle por unas monedas. No sin razón dice el evangelio que los “amó hasta el extremo”. Así de extremista es Jesús. Ama incluso a quien le odia. Ese es el extremismo católico. Y siempre, en estos momentos del lavatorio de los pies, tiene uno que reflexionar: ¿soy como Pedro o más bien como Judas? Dios nos sigue amando hasta el extremo, pero ¿le amamos a Él?

Tanto nos ha amado que se ha hecho pan para quedarse con nosotros y alimentar nuestro espíritu. Y ha llamado (y sigue llamando) sacerdotes para que, actuando in persona Christi, sigan dándonos ese pan. Quien piense en una Iglesia sin Eucaristía o sin sacerdotes, piensa en una Iglesia de la que se ha expulsado el “amor extremo” de Dios.

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Soy un padre de familia numerosa enamorado de la palabra (y de mi mujer), y estoy convencido de que escribir puede ayudar a cambiar el mundo. Doy forma a mundos que solo existen en mi mente y también escribo no ficción espiritual. Mi objetivo: transformar tu vida.