La importancia de los personajes al escribir un libro

Por lo general, lo que más recordamos de los libros son los personajes. Al menos en mi caso, así es. Y con esto no estoy diciendo que las historias en las que esos personajes estaban fueran flojas. En absoluto. Pero, al fin y al cabo, el lector, con quien va a empatizar, no va a ser con una trama o con un mundo maravillosamente creado hasta en sus más pequeños detalles.

No.

El lector va a empatizar con los personajes, que es con quienes puede tener algo en común.

Es más, unos personajes bien diseñados pueden salvar una historia no tan buena. Es algo que ocurre también en la vida real, no tiene por qué extrañarnos. Incluso en los momentos más rutinarios, si hay alguien que tiene una forma de actuar especial, o una personalidad atrayente, que hace lo mismo, pero de una manera diferente, dejan de ser tan rutinarios. Se pueden convertir incluso en buenos momentos, memorables.

Tan solo porque había una cierta persona ahí.

Pues con los personajes es lo mismo. Si tienes unos buenos personajes, puedes sacar adelante casi diría que cualquier trama.

Ahora bien, si tus personajes son sosos, aburridos, mecánicos… Si parecen robots o, peor aún, si parece que todos son el autor con distintas máscaras, va a dar igual cómo de buena sea la trama. No va a haber quien lo aguante.

Puedes observarlo también en el mundo real. Si en un contexto de, pongamos, un día en un parque de atracciones, estás con unas personas que parecen clones, o que son incapaces de parecer genuinas, que hablan como si tuvieran un guion delante… El día va a desmerecer bastante, ¿no crees?

No sé tú, pero yo he abandonado algún que otro libro no por la trama, que incluso podía ser de lo más interesante, sino porque los personajes ya habían llegado a un punto en el que no me importaban. Me daba igual si vivían o si morían.

Eso es lo peor que le puede ocurrir a tu obra.

En cambio, de la gran mayoría de los libros de los que tengo buen recuerdo es, sobre todo, por causa de los personajes. Es a ellos a los que recuerdo en el contexto del libro, y no al revés.

Los personajes son, por tanto, la pieza más importante de tu libro. Son ellos los que tienen que ir “tirando” del lector para que siga queriendo avanzar en la lectura, para que le importe lo que ocurre, cómo afectan los acontecimientos que relatas a esos personajes que parecen vivos (tanto que puede que sean ellos los que te cuenten a ti, el escritor, la historia que debes escribir).

Para lograr que el lector se enamore de tus personajes (o llegue a aborrecer a alguno con toda su alma, según lo que busques en tu historia), es necesario que sean personajes reales.

Te quiero ayudar a lograrlo. Por ello, he creado un curso en Udemy en el que te explico cómo crear personajes que enamoren al lector. Échale un vistazo.

Seguir Jorge Sáez Criado:

Jorge Sáez Criado tiene una doble vida: unos días escribe sobre espiritualidad y otros hace sufrir a personajes imaginarios que se enfrentan a épicas batallas entre el bien y el mal. Informático durante el día y escritor durante la noche, este padre de familia numerosa escribe historias con una marcada visión positiva de la vida sin dejar de lado una de las principales funciones de la ficción: explorar la verdad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *