No dejes que se ponga el sol sobre tu ira

publicado en: Blog: matrimonio | 0

No dejes que se ponga el sol sobre tu ira (Ef 4, 26), recomienda la Escritura. Muchos días vamos acumulando problemas, enfados, decepciones… Tanto dentro de casa como fuera. El típico enfado con nuestra mujer, o el que te llevas del trabajo. Si eso sigue dentro te va carcomiendo. Acaba adueñándose de ti. Especialmente, en la vida de matrimonio, eso puede ir destrozando el matrimonio hasta hacerlo insoportable. Y todo empezó porque un día hubo un enfado o algo no aclarado a tiempo.

¿Por qué no hacer caso a la Biblia? Debería ser una regla básica para todo matrimonio: no irse a la cama hasta haber soltado lo que hubiera que soltar, hasta haberse reconciliado, hasta haber pedido perdón si fuera necesario. Y, si no, también, que no somos precisamente perfectos. ¿Que esa noche no se duerme por la cabezonería de ambos? Pues no se duerme. ¿Qué está primero, dormir o la vocación de amor que es el matrimonio? Si hay heridas, lo mejor es curarlas cuanto antes y no dejarlas supurar mientras se supone que descansamos. Porque al día siguiente, seguirán ahí, pero más fortalecidas.

Que no se ponga el sol sobre tu ira. Acabad con los enfados antes de que ellos acaben con vosotros.

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Jorge Sáez Criado tiene una doble vida: unos días escribe sobre espiritualidad y otros hace sufrir a personajes imaginarios que se enfrentan a épicas batallas entre el bien y el mal. Informático durante el día y escritor durante la noche, este padre de familia numerosa escribe historias con una marcada visión positiva de la vida sin dejar de lado una de las principales funciones de la ficción: explorar la verdad.