No está aquí

En el Evangelio de la Vigilia Pascual (Mc 16, 1-7) me han llamado especialmente la atención esas tres palabras que les dice el Ángel a María la Magdalena, María la de Santiago y Salomé: “No está aquí.” No carece de importancia esa frase. El Reino de Dios no está con los muertos, porque Dios no es un Dios de muertos, sino de vivos. Estamos destinados a la vida eterna, a la resurrección al final de los días, de manera que de cada uno de nosotros también se pueda decir “no está aquí”.

Cristo, perfecto Dios y perfecto hombre, al resucitar nos dio la promesa de nuestra propia resurrección.

Alegraos, porque la muerte no tiene poder. El maligno ha sido derrotado. Rescatados por Cristo, si nos agarramos a Él no habrá nada, absolutamente nada, que pueda separarnos de Él.

¡Jesucristo ha resucitado! ¡Aleluya!

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Soy un padre de familia numerosa enamorado de la palabra (y de mi mujer), y estoy convencido de que escribir puede ayudar a cambiar el mundo. Doy forma a mundos que solo existen en mi mente y también escribo no ficción espiritual. Mi objetivo: transformar tu vida.