El sentido de la mortificación cristiana

publicado en: Vida cristiana | 0

Mortificación cristianaComo en cada nueva Cuaresma, surgen voces (incluso de supuestos católicos) diciendo lo absurdo que es el ayuno, la penitencia, la mortificación en general. Curiosamente, las dietas o el machacarse en el gimnasio no se cuentan entre las mortificaciones absurdas. Pero bueno, ya se sabe cómo son estas cosas.

Hay por ahí quien piensa que es que la Iglesia tiene una guerra contra el cuerpo. Como si la Iglesia creyera que el cuerpo es algo malo. Y resulta que no es así en absoluto. Eso es propio de los gnósticos, no de los cristianos. Para mí fue muy triste una discusión que mantuve con alguien que se mostraba como católico y que se empeñaba en que el cuerpo no es más que una cárcel, saltándose alegremente el Magisterio y dando como “argumentos” citas de san Agustín mal entendidas y sacadas de contexto. Y no, el hombre es un alma encarnada. El cuerpo no es una máquina dirigida por el alma, sino que somos una unidad. De lo contrario, no creeríamos en la resurrección de la carne, ¿no? Nos quedaríamos contentos con que el alma pululara ella sola, incorpórea. Sin embargo, esa no es la doctrina católica. … Sigue leyendo

Los pequeños pecados importan más de lo que piensas

publicado en: Vida cristiana | 0

Buen PastorSiendo puristas, creo que no podríamos decir que existan los pecados pequeños. Todo pecado es una ofensa a Dios, así que pequeños no son. Pero sí que es verdad que los hay mortales, que suponen una separación de Dios, una pérdida de la gracia, y veniales, que no llegan a separarnos de Dios.

Pero entonces, ¿qué problema tiene cometer pecados veniales?

De primeras, que si alguien no le da importancia a los pecados veniales es porque le falta mucho amor a Cristo. Igual que si alguien insulta día sí y día también a otra persona demuestra que no le quiere, no darle importancia a esta clase de pecados porque, total, no le mandan al infierno, sólo muestran que, en realidad, le da igual.

Por otra parte, acumular pecados veniales nos acerca a cometer pecados mortales. Nos insensibiliza y nos predispone al ir debilitando la gracia.

Seguro que a alguien le parecerá exagerado, pero no lo es en absoluto. ¿No dice Nuestro Señor que el que es fiel en lo poco también lo es en lo mucho?  (cf. Mt. 25, 21). ¿Y no dice también el popular refrán que el diablo reside en los detalles? Es precisamente … Sigue leyendo

He combatido el noble combate

publicado en: Vida cristiana | 0

«He combatido el noble combate, he acabado la carrera, he conservado la fe» (2 Tim 4, 7).

He combatido el noble combateOjalá en mi lecho de muerte pueda decir, como Pablo en la segunda carta a Timoteo, que he combatido el noble combate. Es preciosa y llena de significado la forma que tiene de relacionar la fe con el combate. Porque no se nos puede olvidar que la fe tiene una enorme relación con la lucha. La vida de fe es lucha. Mantenerse coherente en medio del mundo, agarrarse a Dios ante las tentaciones y las dificultades de todo tipo, saber que te verán como un bicho raro y seguir adelante es lucha. Y es muy dura.

¿Acaso no has tenido nunca esa sensación de estar en guerra? La primera, en tu propio interior, contra el pecado. Siempre asistido por la gracia divina, pero también dependiendo de tu respuesta a esa gracia. Una respuesta que no siempre es tan satisfactoria como debería ser, ¿verdad? Cada vez, una pequeña (o no tan pequeña) batalla. Una carrera, como también dice Pablo, en la que no hay que detenerse. En la que, al caer, no hay que quedarse en el suelo sino levantarse … Sigue leyendo

Los cristianos no tenemos derecho a desanimarnos

publicado en: Vida cristiana | 0

«Ánimo, soy yo, no tengáis miedo». Mc 6, 50

Los cristianos no tenemos derecho a desanimarnosAlgo que procuro tener siempre presente son estas palabras de mi primer director espiritual (fallecido en 2013): «los cristianos no tenemos derecho a desanimarnos».

Hay veces en las que nos miramos y miramos alrededor y sentimos la tentación de echarlo todo por la borda. Nos empeñamos en ser cada vez mejores, pero tendemos a caer siempre en las mismas piedras. En cada confesión hacemos propósito de enmienda, pero sabemos que somos débiles y que es casi seguro que volveremos a caer. Vemos que ser un católico comprometido hoy en día es casi una actividad de riesgo. Sabes que vas a estar señalado, que vas a ser insultado. Y, según el ambiente en el que estés, puedes ser atacado físicamente además de verbalmente. De hecho, la sociedad está cada día más alejada ya no del cristianismo, sino de los valores más elementales. Puede dar la impresión de que la lucha contra todo esto no tiene sentido.

Hace unos dos mil años, el mundo no estaba mucho mejor. Y, sin embargo, Dios dio el todo por el todo y se encarnó, uniendo lo humano y lo divino … Sigue leyendo

¿Quién dijo que fuera fácil?

publicado en: Vida cristiana | 0

¿Quién dijo que fuera fácil?«Recordad lo que os dije: “No es el siervo más que su amo”. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra.» Jn 15, 20.

Podemos ver, sin demasiado esfuerzo, cómo ser cristiano es, cada día que pasa, más una actividad de riesgo que un agradable paseo primaveral. No sólo en los países en los que la persecución es cruenta y manifiesta, sino también en los que presumen de democracia y tolerancia. Por lo general, se trata de tolerancia para todo lo que no tenga nada que ver con la Iglesia. Profanaciones, blasfemias, insultos, humillaciones, laicismo impuesto, leyes que atentan contra la misma posibilidad de poder vivir la fe de forma coherente… El mundo nos odia. Es así. Tampoco es ninguna noticia, en realidad. Jesús ya nos avisó de ello. ¿Y sabéis qué? Es una buena señal. Quiere decir que la Iglesia sigue haciendo su papel. Lo preocupante sería lo contrario.

Esa es una tentación muy fuerte: hacerse agradable al mundo. Hacer un cristianismo digerible para todo tipo de estómagos. Asegurarse de que nadie me va a señalar, porque hago gala de un cristianismo admisible por … Sigue leyendo

Hágase

publicado en: Vida cristiana | 0

Dijo Dios: «Exista la luz». Y la luz existió. (Gn 1, 3)

El libro del Génesis muestra muy a las claras el poder de Dios. No se trata, como en tantas mitologías, de una especie de Hágasedemiurgo que necesita de algo anterior y, con trabajo, va formando los diferentes seres que pueblan el universo. Tampoco es alguien que tenga un contrario, como una especie de yin-yang.

Dios, el dios cristiano, es omnipotente. En el Génesis se le muestra creando todo un universo con tan sólo quererlo. Mediante su Palabra. No hay ningún esfuerzo. Ninguna materia anterior. No hay nada. Y Dios lo crea todo, de tal manera que queda claro que tiene un completo dominio sobre su Creación. Todas las fuerzas de la naturaleza están sometidas a Él.

Podríamos llamar a Dios “el dios del hágase“. Y eso nos da una pista muy importante, porque nos indica qué actitud es la correcta respecto a Él. Se trata de algo que quien mejor lo entendió fue la Virgen María. ¿O no recordamos que la redención vino precedida de su “hágase en mí según tu palabra”? Pues esa es la actitud: dejar a Dios que haga. … Sigue leyendo

Caído

publicado en: Vida cristiana | 0

CaídoMe avergüenzo, mi Señor,
pues otra vez te he fallado.
Y me abate saber que
ya vuelvo a estar en pecado.

Por mucho que me confiese
y a tu Amor haya llorado,
mi amor es débil, Dios mío,
necesito ser sanado.

Siempre los mismos tropiezos,
y me aparto de tu lado.
Yo quiero, pero no puedo,
me veo desesperado.

No sé el motivo por que
sigo siendo por Ti amado.

Dame, Señor, tú las fuerzas
para ser resucitado
y levantar del estiércol
en el que me he revolcado.

Sin Ti alzarme no podré,
alguna vez lo he intentado.

Mi corazón no descansa
hasta estar arrodillado
ante Ti y tu sacerdote,
de los demás apartado,
dentro del confesonario
con mi cruz y bien cerrado.

Tan sólo esa medicina
para el ser atribulado.
Tú eres, mi Señor, la paz
para aquel que está agotado.

Levántame cuando caiga,
que no me quede aplastado.

Dame fuerzas en la lucha
hasta verte al Otro Lado.… Sigue leyendo

Blandengues

publicado en: Vida cristiana | 0

León cobardeSomos unos auténticos blandengues. Hoy por hoy, los católicos españoles somos, en una inmensa mayoría (gracias a Dios, no todos), una masa fofa, insípida, tibia, con un catolicismo que, como mucho, se muestra únicamente al estar en compañía de otros católicos. O en las Redes Sociales, siempre que no haya posibilidad de que alguien nos mire mal.

Oye, ¿y así vamos a cambiar el mundo? ¿No se supone que tendríamos que estar intentando que ya en este mundo se viviera el Reino de Dios? ¿Y eso se hace escondiendo la cabeza?

Nos hemos dejado domesticar. Nos hemos dedicado a aceptar cómo es el mundo y se nos ha olvidado que deberíamos ser inconformistas, ir contra corriente y luchar por cambiar las cosas. Pero claro, como me dijo alguien una vez, “aceptando cómo son las cosas se vive más feliz”. Por supuesto. Ya he oído antes lo de que la ignorancia es la felicidad. Pero no me vale.

Vemos cómo nuestros hermanos perseguidos son decapitados, … Sigue leyendo

Jorge Sáez Criado, autor de ciencia ficción

¡Tú!

Tú eres esencial para que este proyecto literario salga adelante. Por eso te quiero pedir que, si te ha gustado alguno de mis libros, le hagas una pequeña reseña en Amazon. Para un autor independiente como yo, eso significa un mundo.

Haz tu reseña en Amazon

Y, si no quieres que se te escape ninguna novedad sobre mis libros, pulsa aquí para suscribirte a mi lista de correo:

Suscríbete a la lista




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y con fines estadísticos. Si no acepta las cookies puede que algunas partes de la web no funcionen correctamente. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar