El dolor y el gozo del Jueves Santo

publicado en: Vida cristiana | 0

Corpus ChristiTodo confluye en esta noche de misterio, gozo y dolor. Una noche que comienza con una reunión deseada desde hacía tiempo por Jesús (cf. Lc 22, 15) en la que amó a los suyos hasta el extremo (cf. Jn 13, 1). Hoy en día, ese es un mensaje duro. Jesús es un extremista, y a los católicos de hoy no nos gusta que nos llamen algo como eso. Ni extremistas, ni intolerantes, ni nada que pueda parecer que se sale de lo normalito, de lo flojo, de lo blandengue.

Jesús, en esta noche tan dura, tan tenebrosa para Él, en un alarde de Amor, nos da tres regalos:

Jesús ama hasta el extremo de darse a sí mismo como alimento espiritual en el signo del alimento físico, en la Eucaristía. Una auténtica locura de amor. Se queda permanentemente con nosotros en cuerpo, sangre, alma y divinidad hasta el final.

También instituye el sacerdocio. Otro misterio de amor en el que establece que aquellos a los que Él elija para seguir sus pasos más de cerca y hacer de pastores de su pueblo podrán hacerle presente en sus manos, en el pan y en el vino, actuando in Sigue leyendo

He encontrado el Santo Grial

publicado en: Vida cristiana | 2

El Santo GrialNo, no soy Indiana Jones. Pero puedo afirmar que, por fin, he encontrado el Santo Grial, el cáliz en el que se recogió la sangre de Cristo. Posiblemente una de las reliquias más buscadas y sobre las que más teorías hay.

Y lo tenía delante de mis narices.

Es más, está a la vista de cualquiera que quiera prestar atención.

¿Te cuento el secreto?

Mira el cáliz que sostiene el sacerdote en la Consagración. Ahí tienes el Santo Grial. No necesitamos volvernos locos buscando otra copa. ¿Para qué? La sangre de Cristo está ahí. Ese es el Santo Grial. Justo delante de ti.

No lo digo solo yo. En la tristemente poco utilizada plegaria eucarística I, “Canon Romano”, se dice literalmente (las negritas son mías): “Del mismo modo, acabada la cena, tomó este cáliz glorioso en sus santas y venerables manos, dando gracias te bendijo, y lo dio a sus discípulos”. No dice que tomó un cáliz o que tomó su cáliz. Dice: “este cáliz”. Este. El que tiene el sacerdote en las manos en ese momento. El mismo en el que la sangre de Cristo se va a hacer presente igual que se hizo presente … Sigue leyendo

Déjate sorprender por Él

publicado en: Vida cristiana | 0

Corpus ChristiNo desprecian a un profeta más que en su tierra, entre sus parientes y en su casa.” Mc 6, 4.

Jesús va a su propia ciudad para predicar allí y anunciar el Reino de Dios. Sin embargo, sus propios vecinos, quienes creían conocerle, le rechazan. Porque, después de haberle visto crecer durante años, creían conocerle.

Se habían acostumbrado a su idea de Jesús. Era Jesús, el carpintero. El chaval que ayudaba a José en su taller y que, cuando José murió, se hizo cargo del trabajo hasta que se fue de la ciudad.

Luego volvió a su ciudad y, para ellos, seguía siendo el mismo. No aceptaban que, quizá, había algo más en ese Jesús que lo que ellos pudieran haber conocido.

Esto, a nivel humano lo conocemos muy bien. Todos sabemos o hemos sido protagonistas de historias en las que uno, tras un tiempo fuera, vuelve a su pueblo o con sus amigos y, aunque él haya cambiado radicalmente, haya madurado y sea otro, para los demás seguirá siendo el mismo que antes. Como si el tiempo se hubiera detenido al irse y se hubiera reanudado al volver. Le recordarán antiguos fallos, y … Sigue leyendo

San Tarsicio

publicado en: Vida cristiana | 0

San TarsicioSan Tarsicio es uno de los que duermen en las catacumbas de San Calixto. Se le llama mártir de la Eucaristía, y no es en vano. Murió apedreado por otros niños mientras llevaba la Eucaristía a otros cristianos que habían sido hechos prisioneros en tiempos del emperador Valeriano. Estos niños se fijaron en que Tarsicio llevaba algo importante y quisieron quitárselo. Él defendió al Señor Sacramentado hasta el último momento sin dudarlo.

Una vez más, un niño es quien nos da ejemplo de coherencia, de lealtad y de amor a Cristo. Jesús nos dejó el enorme regalo de la Eucaristía. Nos dio a sí mismo, y en cada consagración vuelve a hacerse presente como en la Última Cena. Pero qué poco conscientes somos de ello.

Este ejemplo debe interpelarnos. Debe servirnos para que nos preguntemos, tanto laicos como sacerdotes: ¿me tomo en serio la Eucaristía? ¿Me doy realmente cuenta de que en ese pedacito de pan está Cristo? ¿Sería capaz de proteger ese pedacito de pan, tal como hizo San Tarsicio?

Y, por extensión, ¿me tomo la Santa Misa en serio? Como sacerdote, ¿convierto la Misa en un espectáculo o respeto la liturgia? ¿Introduzco a los Sigue leyendo

Trece ideas a la hora de ir a Misa

publicado en: Vida cristiana | 2

Corpus ChristiEn la entrada anterior hablaba (o, más bien, me quejaba) de la actitud que veo muchas veces en Misa. Una actitud reveladora de un secularismo que avanza de forma atroz. Pero como no quiero que la cosa quede como algo puramente negativo, me gustaría dar unas pocas ideas que nos pueden servir (a mí el primero) a la hora de ir a Misa.

  1. Procura tener claro a lo que vas y ante quién vas a estar. No se trata de la frutería ni del bar. Vas a estar en la Última Cena, en el Calvario y ante Cristo resucitado, todo a la vez.
  2. Vístete en consecuencia. No irías de cualquier manera a visitar a alguien importante, ¿no? Pues qué menos que ir ante Dios con un poquito de elegancia. Que se note que sabes a dónde vas.
  3. Llega pronto. No, no digo que llegues justito. Digo que llegues pronto. La razón, en el siguiente punto.
  4. Prepárate. Aprovecha el tiempo anterior al inicio de la Misa para preparar tu espíritu para el encuentro que va a ocurrir en breve. Jesús está en el sagrario. Habla con Él. No es ni el momento ni el lugar de charlar con
Sigue leyendo

Comienza la función

publicado en: Vida cristiana | 0

Comienza la función, falta de respeto en MisaNo sé a vosotros, pero a mí me da la sensación demasiadas veces de que para muchos, la Misa, en lugar de ser una entrada en el profundo misterio de la Redención, un encuentro con Dios, con el Señor, ha pasado a ser un teatrillo y poco más. El público se sitúa en sus bancos, charla hasta que la Misa comienza (a veces, también mientras se desarrolla) y, en cuanto el sacerdote acaba la función, el público sale disparado continuando la conversación sin demasiados miramientos por mantener un mínimo de respeto a quien se supone que sabemos que está ahí.

Es más, yo diría que al teatro la gente suele ir con mejor actitud. Por lo general, en estos eventos no te pones a hablar por el móvil como si no pasara nada. Ni se suele llegar tarde.

Por supuesto, no se da en todos los casos ni con todas las personas, que ya sé que generalizar suele ser un error. Pero no faltan. Y lo observamos con mayor facilidad en eventos de la BBC: bodas, bautizos y comuniones. Podríamos añadir también las confirmaciones. Es como si los familiares y demás invitados fueran a ver un espectáculo sin tener … Sigue leyendo

Tu amor es corto

publicado en: Vida cristiana | 0

Artículo publicado en Católicos con Acción el día 24/05/2016 y en en el número 1052 del año XXXVII de la revista Sembrar, revista quincenal diocesana de Burgos, correspondiente al período del 29 de mayo al 11 de junio de 2016. Podéis leer la revista en este enlace.

Tu amor es corto

Tu amor es cortoLa Misa es larga, dices, y añado yo: porque tu amor es corto“. San Josemaría Escrivá de Balaguer.

¿Cuántas veces habremos oído la típica queja de que la Misa es aburrida, de que se hace larga? ¿Cuántas veces los mismos sacerdotes se han empeñado en deformar la liturgia para intentar que la Misa sea más entretenida? Sin duda, sin malicia, claro está, pero a veces dejando casi irreconocible el Santo Sacrificio del altar.

Sin embargo, hay que partir de un punto vital: el núcleo de la Misa, a quien va dirigida, es Dios. No es el sacerdote ni es el feligrés. No vamos a Misa para pasar el rato, ni para divertirnos, ni deberíamos ir tan sólo a cumplir un precepto. Deberíamos ir a Misa por amor. Amor a Cristo, que renueva su sacrificio en la cruz delante de nosotros.

Sigue leyendo

Fe y compromiso

publicado en: Vida cristiana | 0

Fe y compromisoCuando se inició la Adoración Perpetua en mi parroquia, me pareció un proyecto muy bueno. Ya he hablado con anterioridad de ello y de cómo me apunté como responsable de hora.

Si mal no recuerdo, no me pensé mucho lo de apuntarme a la adoración. Costó decidir el día y la hora, eso sí. Pero lo hice y creo que fue la mejor decisión que pude tomar al respecto. ¿Por qué? Porque me comprometía. Daba mi palabra de que todas las semanas, siempre que no surgiera algo que me lo impidiera (ha ocurrido algunas pocas veces), acudiría a estar esa hora ante el Santísimo. Creaba un vínculo con el que me obligaba a mí mismo.

Esto es importante. Si no me hubiera comprometido a ir esa hora, lo más probable es que habría acabado dejando de ir. Podrían más las demás ocupaciones. Siempre hay mucho que hacer y, al fin y al cabo, a la Adoración puedo ir en cualquier momento. Seguro que lo acabaría dejando “para mañana”. Y todos sabemos lo que suele querer decir eso.

Ese compromiso nació de un momento de fe y se mantiene gracias a la fe. No nos engañemos, este … Sigue leyendo

Jorge Sáez Criado escritor de ficción especulativa y espiritualidad católica

Llévate dos libros gratis y descubre mis mundos

ME INTERESA

Jorge Sáez Criado, autor de ciencia ficción

¡Tú!

Tú eres esencial para que este proyecto literario salga adelante. Por eso te quiero pedir que, si te ha gustado alguno de mis libros, le hagas una pequeña reseña en Amazon. Para un autor independiente como yo, eso significa un mundo.

Haz tu reseña en Amazon

Y, si no quieres que se te escape ninguna novedad sobre mis libros, pulsa aquí para suscribirte a mi lista de correo:

Suscríbete a la lista