El sentido de la mortificación cristiana

publicado en: Vida cristiana | 0

Mortificación cristianaComo en cada nueva Cuaresma, surgen voces (incluso de supuestos católicos) diciendo lo absurdo que es el ayuno, la penitencia, la mortificación en general. Curiosamente, las dietas o el machacarse en el gimnasio no se cuentan entre las mortificaciones absurdas. Pero bueno, ya se sabe cómo son estas cosas.

Hay por ahí quien piensa que es que la Iglesia tiene una guerra contra el cuerpo. Como si la Iglesia creyera que el cuerpo es algo malo. Y resulta que no es así en absoluto. Eso es propio de los gnósticos, no de los cristianos. Para mí fue muy triste una discusión que mantuve con alguien que se mostraba como católico y que se empeñaba en que el cuerpo no es más que una cárcel, saltándose alegremente el Magisterio y dando como “argumentos” citas de san Agustín mal entendidas y sacadas de contexto. Y no, el hombre es un alma encarnada. El cuerpo no es una máquina dirigida por el alma, sino que somos una unidad. De lo contrario, no creeríamos en la resurrección de la carne, ¿no? Nos quedaríamos contentos con que el alma pululara ella sola, incorpórea. Sin embargo, esa no es la doctrina católica. … Sigue leyendo

El tercer sí

publicado en: Vida cristiana | 4

Artículo publicado en Católicos con Acción el día 27/03/2016 y en en el número 1048 del año XXXVII de la revista Sembrar, revista quincenal diocesana de Burgos, correspondiente al período del 3 al 16 de abril de 2016. Podéis leer la revista en este enlace.

El tercer sí

El tercer sí
El primer “sí” fue la respuesta de una joven virgen a un plan tremendo, imposible sin ser la llena de gracia, un plan de salvación que dependía de esa respuesta. Un plan comunicado por un interlocutor venido desde los mismísimos ejércitos celestiales para llevar ese mensaje.

El segundo “sí” fue la respuesta del hijo de esa Virgen al plan de su Padre. Un plan de salvación que incluía destruir la muerte desde dentro. El Hijo, como verdadero hombre, tuvo un miedo atroz. Sabía lo que iba a llegar, sabía lo que iba a sufrir. E imploró a su Padre que ese cáliz, si era posible, pasara de él. Pero, y aquí está lo importante, también dijo que se cumpliera la voluntad del Padre y no la suya. Es decir, dijo “sí” a ese plan.

El Hijo murió en una cruz. Apaleado, destrozado, asfixiado, con el peso de nuestros pecados … Sigue leyendo

Provecho para el alma

publicado en: Vida cristiana | 0

Saquemos provecho para nuestra alma de la contemplación de los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. Nuestro Dios nos promete una Resurrección para vivir eternamente junto a Él. ¿Qué mejor oferta puede haber?… Sigue leyendo

Viviendo la Semana Santa

publicado en: Vida cristiana | 0

Artículo publicado en el número 1047 del año XXXVII de la revista Sembrar, revista quincenal diocesana de Burgos, correspondiente al período del 20 de marzo al 2 de abril de 2016. Podéis leer la revista en este enlace.

Viviendo la Semana Santa

Cristo crucificadoLa Semana Santa es uno de los tiempos litúrgicos fuertes, en los que se debería estar más en contacto con la fe, con la esencia del cristianismo. Sin embargo vemos que, coincidiendo con otros tiempos similares como la Navidad, ha sufrido un proceso de vaciado de sentido que, poco a poco, lo ha dejado reducido a un esqueleto poco reconocible de lo que en teoría tendría que ser.

Las procesiones, que deberían ser una oportunidad de evangelización y de muestra pública de la fe católica, son ahora mismo poco más que unas muestras culturales en las que lo importante es quién esculpió los pasos y dónde se guardan. En definitiva, un museo que circula por la ciudad. Mientras, se lucha para que la Semana Santa de tal o cual lugar se convierta en Patrimonio Cultural. Y, de paso, se hacen rutas gastronómicas cofrades. Como todos sabemos, en el espíritu de la Semana Santa se encuentra recorrer … Sigue leyendo

Apología del cuerpo

publicado en: Vida cristiana | 0

Al empezar la Cuaresma llamó mi atención que había algún sacerdote que contraponía hacer ejercicio y los ayunos y abstinencias cuaresmales. Como si lo primero fuera algo malo, algo que se hace sólo por egolatría.

Eso me recordó a una pequeña discusión que tuve con un sujeto que se empeñaba en afirmar que el cuerpo es algo negativo, algo que sólo sirve para mantener el alma encerrada contra su voluntad, como si estuviera en una cárcel.

De verdad que me sorprende y me entristece que haya católicos que piensen eso, contra la misma Biblia y la Tradición de la Iglesia. ¿Acaso no nos dice la Iglesia que somos “cuerpos animados” o “almas encarnadas”? ¿Acaso no deja bien claro el Génesis que el cuerpo es algo bueno? Recordemos el momento de la creación del hombre: “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, varón y mujer los creó” (Gn 1, 27). Ser varón o mujer son atributos corporales. Pero, por si no queda lo bastante claro, también dice: “Entonces el Señor Dios modeló al hombre del polvo del suelo e insufló en su nariz aliento de vida” (Gn 2, 7). … Sigue leyendo

¡Por fin llegó la Cuaresma!

publicado en: Vida cristiana | 0

Para el mundo, la Cuaresma tiene un toque tristón. Sólo hay que ver cómo se contrapone con el Carnaval, que sería una cierta representación de la alegría según el mundo (comida, bebida, desenfreno).

Este año ha quedado aún más claro en el desfile de mi ciudad, en el que pude ver una carroza con un trono satánico seguida por otra con una custodia gigante con una calavera en el centro. Bien a las claras quedó quién es la medida de esa alegría falsa que nos ofrece el mundo.

Ante eso, la Cuaresma parece un período de sufrimiento, de tristeza. Pero no es así. Es un período de preparación para el mayor acontecimiento imaginable. Igual que cuando alguien tiene un examen se prepara, o cuando un atleta va a correr un maratón se entrena, la Cuaresma nos prepara mediante la penitencia, el ayuno y la abstinencia para encontrarnos con la Pasión y la Resurrección de nuestro Señor.

¿Tiene un toque de tristeza? Por supuesto. El Viernes Santo nos encontramos con Cristo muerto, abandonado por sus amigos, traicionado. Pero es que la cosa no acaba ahí. Ese no es el fin. Sólo es un hito, un punto al que … Sigue leyendo

Judas

publicado en: Vida cristiana | 0


Ayer, tras la Hora Santa, me quedé un rato para adorar al Señor en silencio. Como de costumbre, llevé mi librito con los Ejercicios Espirituales y me puse a hacer las contemplaciones por las que iba, que resultaron ser la de la Última Cena y la del Huerto. Pues bien, en la repetición de la contemplación de la Cena no paraba de venirme a la mente Judas. Mira que habría preferido fijarme en la Eucaristía o en el lavatorio de los pies. Pero no, Judas volvía insistentemente. Y me venía la idea de que, en la Cena, de alguna manera estábamos todos. Representados por esas 12 personas. Y Jesús se arrodillaba delante de cada uno de nosotros, incluyendo a Judas, y nos lavaba los pies. Jesús instauró la Eucaristía, y Judas participó de ella. Pero, ¿cómo lo hacía?

Judas no odiaba a Jesús. Pero no tenía interés en la voluntad de Dios. Ponía por delante la suya. Seguro que, al principio, estaba totalmente apasionado por Jesús. Pero, poco a poco, vio que lo que predicaba no era lo que él quería oír. Él prefería, seguramente, un Mesías guerrero. Alguien que levantara en armas a Israel contra … Sigue leyendo

Preparándose adecuadamente para la muerte

publicado en: Vida cristiana | 0


El viernes, después de ir al Registro de la Propiedad Intelectual a registrar el manuscrito de mi primera novela, decidí acercarme a confesar. Cuando llegué, había una señora por delante de mí. Me senté a su lado, para hacer el examen de conciencia mientras llegaba el sacerdote.

Pasado un rato, esta mujer me preguntó si se iluminaba la lucecilla de al lado del nombre del sacerdote en el confesionario. Había ido pocas veces y quería asegurarse de ir con quien quería ir (que, por cierto, era mi mismo confesor). Seguimos hablando un poco más, y me dijo que si yo tenía más prisa pasara antes que ella, porque ella estaba haciendo una confesión general y la llevaría más tiempo. Añadió, con una sonrisa, que se estaba preparando para cuando llegara su día.

Esto, aparte de agradecido a Dios por esta hija suya tan bien dispuesta a acercarse a Él, me dejó pensativo. ¿Cuántas veces pensamos en serio que, en cualquier momento, podemos morir? ¿Estamos realmente preparados? ¿Estamos viviendo como si fueramos a vivir para siempre o sabiendo que lo que hagamos aquí es lo que nos marcará nuestro destino eterno?

No debemos tener miedo a meditar sobre la muerteSigue leyendo

No está aquí

publicado en: Vida cristiana | 0


En el Evangelio de la Vigilia Pascual (Mc 16, 1-7) me han llamado especialmente la atención esas tres palabras que les dice el Ángel a María la Magdalena, María la de Santiago y Salomé: “No está aquí.” No carece de importancia esa frase. El Reino de Dios no está con los muertos, porque Dios no es un Dios de muertos, sino de vivos. Estamos destinados a la vida eterna, a la resurrección al final de los días, de manera que de cada uno de nosotros también se pueda decir “no está aquí”.

Cristo, perfecto Dios y perfecto hombre, al resucitar nos dio la promesa de nuestra propia resurrección.

Alegraos, porque la muerte no tiene poder. El maligno ha sido derrotado. Rescatados por Cristo, si nos agarramos a Él no habrá nada, absolutamente nada, que pueda separarnos de Él.

¡Jesucristo ha resucitado! ¡Aleluya!… Sigue leyendo

 

 

Suscríbete para recibir mis correos y dos libros gratis. Podrás elegir si quieres contenido sobre vida católica o sobre ficción (o ambas opciones) y te aseguro que no te voy a llenar el buzón.

ME INTERESA

Jorge Sáez Criado, autor de ciencia ficción

¡Tú!

Tú eres esencial para que este proyecto literario salga adelante. Por eso te quiero pedir que, si te ha gustado alguno de mis libros, le hagas una pequeña reseña en Amazon. Para un autor independiente como yo, eso significa un mundo.

Haz tu reseña en Amazon

Y, si no quieres que se te escape ninguna novedad sobre mis libros, pulsa aquí para suscribirte a mi lista de correo:

Suscríbete a la lista