Tiempo de conversión

Mortificación cristianaCon el Miércoles de Ceniza damos comienzo a esta nueva Cuaresma, este camino de conversión que nos invita a acercarnos a la Pasión de Cristo para poder acercarnos también a su Resurrección.

Este camino de conversión es para todos. Desde el Papa hasta el último laico, todos necesitamos conversión. ¿O alguno de nosotros es perfecto? Yo diría que no.

Recuerdo, como ejemplo de conversión, los momentos de estudiantes de Ignacio de Loyola y Francisco Javier, cuando ante las hazañas de su alocado amigo, Ignacio le repetía, parafraseando el Evangelio: “Francisco, ¿de qué te sirve ganar el mundo si pierdes tu alma?“. Poco a poco, el joven Francisco se fue empapando de la espiritualidad de su compañero y acabó gastando su vida ganando el mundo para Dios, dándonos un santo misionero infatigable. Perdió su vida por Dios, pero ganó a Dios.

Siguiendo con san Ignacio, un instrumento que me parece que puede ser muy útil es el examen ignaciano diario. Un examen de conciencia no tanto para la confesión (aunque también), cuanto para tomarnos el pulso de cada día y evaluar hasta qué punto nos acercamos o nos alejamos de Dios. Se trata de un ejercicio de sinceridad orada, de humildad. De dejar de lado nuestras apariencias y enfrentarnos a la realidad.

¿En qué ocasiones hoy no he buscado la voluntad de Dios? ¿He sido egocéntrico? ¿En qué momentos me he dejado llevar al pecado? También hay que ver lo positivo: ¿en qué ocasiones he actuado bien? ¿Cuándo he seguido la voluntad de Dios? Hay que ser concreto y hacer el examen en un clima de oración. No se trata de una simple introspección.

Tras desgranar lo sucedido en el día, pedimos perdón a Dios por todas las veces que le hemos fallado. Le alabamos y le damos las gracias por las ocasiones en las que le hemos seguido. Y hacemos firme propósito para ir cambiando esos aspectos negativos el día siguiente, centrándonos en alguno en especial hasta que, con la ayuda de Dios, consigamos eliminar ese defecto.

Estoy convencido de que, si siempre es útil, este instrumento en Cuaresma lo es mucho más.

Te deseo un feliz y sincero camino de conversión.


Meditando el Santo Rosario: libros que te ayudan a orar

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Soy un padre de familia numerosa enamorado de la palabra (y de mi mujer), y estoy convencido de que escribir puede ayudar a cambiar el mundo. Doy forma a mundos que solo existen en mi mente y también escribo no ficción espiritual. Mi objetivo: transformar tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *