Todos somos nómadas

publicado en: Blog, Blog: fe | 0

NómadasNómadas que buscan los ángulos de la tranquilidad,
en las nieblas del norte, en los tumultos civilizados,
entre los claros oscuros y la monotonía de los días que pasan.
Caminante que vas buscando la paz en el crepúsculo
la encontrarás, la encontrarás al final de tu camino.

Bajo el tránsito de la aparente dualidad,
la lluvia de Septiembre despierta el vacío de mi cuarto
y los lamentos de la soledad aún se prolongan.
Como un extranjero no siento ataduras del sentimiento,
y me iré de la ciudad, esperando un nuevo despertar.

Los viajantes van en busca de hospitalidad,
en pueblos soleados, en los bajos fondos de la inmensidad
y después duermen sobre las almohadas de la tierra.
Forastero que buscas la dimensión insondable
la encontrarás fuera de la ciudad, al final de tu camino.

He aquí una de mis canciones favoritas de Franco Battiato. Y es que todos somos nómadas. Todos, sin excepción.

Mientras vivimos, nunca estamos asentados por completo. Siempre hay algo que mejorar, algo que descubrir. Si creemos que nuestra inquietud interior se apaciguará con tal o cual elemento de consumo, en cuanto lo consigamos nos daremos cuenta de que seguimos queriendo más, de que la inquietud no ha desaparecido.

Buscamos los ángulos de la tranquilidad. Buscamos estar en paz. Pero ya nos dijo San Agustín, con mucho acierto, que Dios nos hizo para Él y que nuestro corazón estará inquieto hasta que descanse en Él.

Es más, incluso cuando uno ha conocido a Dios, surge otro tipo de inquietud, esta más saludable: la de conocerle aún más. Tratarle más, entenderle (sí, entenderle) más. Buscarle más.

Nómadas… Pasamos por la vida siempre en busca de oasis. Encontramos mucho desierto, pero también pequeños oasis que nos refrescan y nos ayudan a continuar con nuestro camino. Hasta que lleguemos a nuestro Destino y podamos descansar en Él. O nos perdamos en el desierto.

Podríamos seguir desgranando esta canción y seguro que nos evocaría más cosas. Pero creo que lo más importante ya está dicho. Ahora, ¿qué tal si disfrutamos de ella?

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso
 

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Soy un padre de familia numerosa enamorado de la palabra (y de mi mujer), y estoy convencido de que escribir puede ayudar a cambiar el mundo. Doy forma a mundos que solo existen en mi mente y también escribo no ficción espiritual. Mi objetivo: transformar tu vida.