Viernes Santo

publicado en: Blog, Blog: Semana Santa | 0

“No tenemos más rey que el César.” (Jn 19, 15) Esa es la última frase antes de la condena de Jesús. No se le quiere aceptar como rey, se prefiere al César. Como resultaba un rey incómodo, prefieren buscar otro más acorde con lo que se buscaba, uno que no moleste más que en lo político, cuyo seguimiento no implique un cambio radical. Se busca un cambio que lo deje todo igual.

¿O debería decir “buscamos”? ¿Cuántas veces hemos preferido otros “reyes” que satisfacían lo que queríamos en ese momento? Los judíos buscaban un mesías que les quitara el poder a los romanos, no uno que quisiera cambiar sus corazones. Para nosotros, los reyes también pueden ser partidos políticos, modas, comodidades, etc. Tantas y tantas ocasiones en los que miramos para otro lado mientras negamos a Jesús con nuestra indiferencia.

¿Que nuestro partido político preferido acepta el aborto? Da igual, es nuestro partido, y eso está por encima de Cristo. Es un ejemplo, pero podría poner miles de ellos en los que ponemos nuestros gustos y placeres por delante del Señor.

Sólo hay dos opciones: o aceptamos a Jesucristo como nuestro rey o no le aceptamos. Y, si le aceptamos, tiene que ser con todas las consecuencias. Incluso seguirle a la cruz. Especialmente, seguirle a la cruz.

Que sepamos aceptar a Cristo como rey y le sigamos con nuestras cruces de cada día.

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Soy un padre de familia numerosa enamorado de la palabra (y de mi mujer), y estoy convencido de que escribir puede ayudar a cambiar el mundo. Doy forma a mundos que solo existen en mi mente y también escribo no ficción espiritual. Mi objetivo: transformar tu vida.