Volviendo al trabajo

publicado en: Blog, Blog: fe, Blog: trabajo | 0

Ayer me reincorporé de nuevo al trabajo después de casi 3 semanas de vacaciones. En estas vacaciones hubo momentos difíciles y momentos realmente maravillosos. Mirando ahora, de forma global, creo que el balance es positivo. Pienso que han servido para profundizar en mi matrimonio y en mi relación con Dios.

Sin embargo, el momento de la vuelta al trabajo puede hacerse difícil. ¡Con lo bien que se está de vacaciones! Y la de tiempo que nos quita el trabajo, ¿eh? Pero también tiene sus cosas positivas. No hay que olvidar que el trabajo sirve para ganarnos la vida y para construir la sociedad, entre otras cosas. De todas formas, lo que quería resaltar es más la actitud al incorporarse al volver al trabajo. Porque no es lo mismo volver como si nos estuviéramos enfrentando a un pelotón de fusilamiento que volver con la actitud de quien va a ganarse la vida y va a procurar cumplir con su deber lo mejor posible.

Para un cristiano, Dios está presente siempre. El trabajo no es una excepción. Podemos (debemos) ofrecer nuestro trabajo a Dios y permitirle entrar en él. Que Él transforme toda nuestra actividad, dándole el matiz sobrenatural que tenemos que poner en todas las cosas. Cuando Le permitimos actuar, todo toma, digamos, un color distinto…

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Soy un padre de familia numerosa enamorado de la palabra (y de mi mujer), y estoy convencido de que escribir puede ayudar a cambiar el mundo. Doy forma a mundos que solo existen en mi mente y también escribo no ficción espiritual. Mi objetivo: transformar tu vida.