Lo que podemos aprender de la crisis de Canal+ provocada por Risto Mejide

publicado en: Blog, Blog: cambio, Blog: lucha | 0

No sé si conocéis la crisis que provocó el publicista Risto Mejide a Canal+ España. La historia resumida es la siguiente (si queréis, podéis leer un análisis más extenso aquí, merece la pena):

La cosa comienza cuando Risto lanza un tuit diciendo que se daba de baja de Canal+ y que eran tan cutres de reclamarle un cable HDMI y dos euroconectores. Poco después llegó la jugada maestra de Risto: mandó un nuevo tuit en el que era aún más crítico, riéndose de la exagerada tasación de Canal+ de ese material (35€) y añadiendo una etiqueta (#unHDMIy2Euroconectores) para agrupar toda la conversación que surgiera alrededor de ese tema.

Eso, lo hace un usuario normal y no pasa nada. Pero a este sujeto le sigue la friolera de más de millón y medio de personas, con lo que, a base de tuits y retuits de propios y extraños, llegó un punto en el que esa etiqueta se convirtió en Trending Topic a nivel nacional. Es decir, en ese momento, esa etiqueta (y, por tanto, las quejas sobre Canal+ España) era sobre lo que más actividad había en Twitter.

La cosa terminó con Canal+ España cambiando su política sobre la devolución del cable y los euroconectores de marras y avisando de que con todos actuarían igual, fueran o no famosos.

Ante este caso, cabe preguntarse si podemos aprender algo. Yo creo que sí. Creo que podemos aprender que Twitter es una herramienta muy poderosa si se la sabe usar bien. Puede servir para marcar tendencias, para generar un debate que no podemos esperar que surja en ningún otro medio, o como medida de presión. Eso sí, para lograr ese tipo de resultados se necesita un mínimo de interés y de organización. O a alguien que tenga la cantidad suficiente de seguidores dispuestos a lanzar ese mensaje a sus seguidores, y estos a continuar la cascada de tuits. Imaginaos por un momento mantener como Trending Topic la etiqueta #Iglesia. O la etiqueta #Vida. Y todas nuestras conversaciones sobre la Iglesia o sobre la vida, referenciadas a esas etiquetas. El debate se haría muy visible y entraría gente, aunque sólo fuera por curiosidad. Unos se unirían para apoyar y otros para discutir o atacar. Pero el debate se vería. Se notaría.

Risto podrá caernos mejor o peor, o resultarnos sencillamente insoportable. Pero el hecho es que sabe cómo sacar partido de una herramienta como Twitter. Sabe crear una tendencia y hacer que la gente hable de lo que él quiere. En la Iglesia, me temo que el tema de la comunicación no lo dominamos precisamente.

¿Creéis que se podría lograr? Es más, ¿pensáis que sería interesante lograrlo? ¿Se os ocurren otras posibilidades?

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Soy un padre de familia numerosa enamorado de la palabra (y de mi mujer), y estoy convencido de que escribir puede ayudar a cambiar el mundo. Doy forma a mundos que solo existen en mi mente y también escribo no ficción espiritual. Mi objetivo: transformar tu vida.