Lo que nunca debes decirle a alguien que sufre ansiedad

Ansiedad y depresiónEs un hecho comprobado en mis propias carnes que males como la ansiedad o la depresión son terriblemente incomprendidos por quienes no los han padecido nunca. Lo cual puede llevar a un intento de ayudar al que está pasando por ese trance que, no pocas veces, lo que muestra es esa incomprensión y, por qué no decirlo, cierta falta de empatía.

En concreto, hay una palabra que se suele decir a quien sufre ansiedad, pero que no solo no ayuda, sino que puede empeorar todavía más la situación.

Esta palabra es: “tranquilízate”. En cualquiera de sus variantes.

Para que nos entendamos, decirle a alguien con ansiedad que se tranquilice es como decirle a una persona con un corte en una arteria que no se desangre.

Oye, gracias por el consejo. No se me había ocurrido.… Sigue leyendo

Háblate de otra forma

Diálogo interno negativo y autosabotaje“Soy un inútil”.

“Soy un torpe”.

“¡Qué tonto soy!”.

“Es que no soy capaz de hacer esto”.

“No doy una a derechas”.

“Nunca saldré de esto”.

“No puedo cambiar”.

Estas frases u otras similares son parte de los regalos que nos damos algunos a nosotros mismos a diario.

No se puede decir que nos tratemos muy bien. Y, lo peor de todo, es que lo acabamos normalizando. Como si no tuviera importancia, como si fueran hechos indiscutibles.

¿Lo son?… Sigue leyendo

La falacia del costo hundido o la dificultad para cortar por lo sano

Falacia del costo hundidoEl mundo de la mente humana es apasionante. No sé si alguna vez llegaremos a descubrir todos sus secretos. Lo dudo mucho.

Sin embargo, esa misma mente hay veces que nos mete en cárceles para intentar protegernos de algo, sea real o no. Y dentro de esas cárceles nos podemos encontrar una que se llama “falacia del costo hundido“.

Te voy a poner un par de ejemplos.

El primero: imaginemos que te quieres ganar la vida desarrollando un cierto tipo de aplicaciones. Inviertes dinero y tiempo en aprender a programarlas, en crearlas, en publicidad… No consigues nada. Metes más dinero en publicidad. Más tiempo, más dinero en otra aplicación del mismo tipo, con el mismo resultado. Pero sigues insistiendo, porque ya has invertido tanto en ello que solo ves esa posibilidad. Tiene que ser la opción correcta, ya que has dedicado tantos recursos a ella.… Sigue leyendo

¿Las redes sociales nos han cambiado la vida?

Las redes sociales como fuente de información

Cuando comencé mis estudios de Ingeniería Técnica en Informática de Gestión, allá por el lejano año 1996, si mal no recuerdo, la conexión a Internet era toda una novedad. Yo era de los que, por aquel entonces, ya tenía un flamante módem de 33.6k. Un fórmula 1.

Ahora tenemos conexiones con fibra óptica, dispositivos que nos tienen atados a la Red las veinticuatro horas del día y que hasta mantienen registro de dónde estamos en cada momento.

El mundo ha cambiado enormemente en un particular giro hacia una realidad virtual, solo existente entre los servidores que conforman Internet.

Uno de esos grandes cambios ha sido el surgimiento de las redes sociales.

Vamos a lo básico: una red social es una plataforma virtual en la que puedes conectar con otras personas. El objetivo de esa conexión ya es otro tema, porque, por mucho que la red en cuestión sea más orientada a un ámbito o a otro, son los usuarios los que acaban decidiendo hasta qué punto lo respetan. Por ejemplo, LinkedIn está fuertemente orientada al mundo laboral, en todas sus manifestaciones. En cambio, Facebook y Twitter son un caos.… Sigue leyendo

A veces me parece que no puedo con todo

No puedo con todo, no soy un supermánEl trabajo, la familia, mis proyectos literarios, otros temas que van surgiendo… Hay veces que me veo agobiado, que me da la sensación de que no puedo con todo.

Seguro que a ti también te ha ocurrido algo parecido.

Y ¿sabes? Es verdad.

No puedo con todo. Ni de lejos.

¡Oh, sorpresa! No soy Supermán. Ni ningún otro superhéroe disfrazado con algún tipo de traje ridículo. Solo soy una persona normal, con un tiempo estándar (mi día tiene las mismas veinticuatro horas que el de los demás).

A veces da la sensación de que el mundo te empuja en dos extremos a la vez: no hagas nada y disfruta o esfuérzate, sigue esforzándote, conseguirás lo que quieres si luchas por ello.

Dos estupideces monumentales.

Intentar hacer más de lo que podemos hacer solo nos va a llevar a frustración, sufrimiento, ansiedad… No hacer nada y dedicarnos a dejar que nos lleve la corriente nos pone al nivel de un bicho muerto flotando en una corriente de agua. Ni más ni menos.… Sigue leyendo

Sonrisas falsas

Sonrisas falsas y amar al prójimoCuando empezó todo este tema de que había que llevar mascarilla, recuerdo que leí el tuit de alguien, no recuerdo quién, que venía a decir algo como: ahora tendremos que aprender a sonreír con la mirada.

¡Qué bonito!

¡Cuántos “me gusta”, retuits y demás recibió!

¡Qué solemne tontería!

El hecho es que, cuando alguien sonríe de verdad, y recalco el “de verdad”, ya se nota en la mirada. La sonrisa sube a los ojos. En cambio, cuando la sonrisa es falsa, se queda en la boca. Por tanto, uno piensa que esta persona del tuit tiene cierta tendencia a la sonrisa falsa. O que no ha visto una sonrisa auténtica en su vida, que también podría ser. Porque hay muchas sonrisas falsas por ahí, y eso es algo que no se puede negar.

Por desgracia, incluso sonrisas de las que suben hasta los ojos también pueden llevar de fondo una falsedad que, quizá, ni siquiera conozca el portador de la susodicha sonrisa. Pero eso es otra historia que no tiene tanto que ver con la propia sonrisa como con la naturaleza caída del ser humano y cómo dejamos que nos domine.… Sigue leyendo

No te saltes pasos y disfruta del camino

Disfruta tu caminoHace poco te hablaba de la necesidad de ir haciendo pequeños cambios para abordar otros que, quizá, pueden parecer tan grandes que te lleguen a desanimar si solo te fijas en el objetivo final en lugar de en metas más pequeñas que vayan conduciendo a ellos.

A veces, cuando queremos alcanzar un objetivo, estamos tan ilusionados que tenemos prisa, mucha prisa. Queremos llegar a él ya. Además, con la cultura de la inmediatez que nos rodea, nos hemos acostumbrado a que, cuando queremos algo, lo tenemos que conseguir en el momento, sin esperas. Nos cuesta esperar, y eso puede desembocar en que acabemos perdiendo las ganas de llegar a donde queríamos llegar.… Sigue leyendo

Haz cambios pequeños para conseguir grandes cambios

Todos queremos que nuestra vida mejore en algún aspecto. Pero también es verdad que los seres humanos somos unos auténticos expertos en poner excusas. Porque, claro, que eso mejore implica hacer un cambio en la vida. Un cambio que puede ser profundo. Y nos gusta mucho acomodarnos, mientras nos decimos a nosotros mismos que no podemos hacer nada.

¿Cuánta gente juguetea con la idea de cambiar de trabajo para dedicarse a algo que realmente le guste, que haga que se levante por la mañana con una sonrisa, y no hace nada porque “es demasiado tarde”, “no tiene tiempo” y excusas similares?

¿Cuánta gente querría estar en forma, pero no hace nada por distintas variaciones de excusas, una vez más?

El hecho es que, por lo general, esas excusas solo ocultan una razón, que es la real: no hago nada porque no quiero afrontar el cambio. Estoy tan acostumbrado a mi vida, a mi forma de ser, a lo que sea, que solo pensar en transformar todo eso me parece tan enorme que lo dejo pasar.… Sigue leyendo

¿Importa lo que hacemos en la vida?

Soy un admirador incondicional de esa obra maestra que es Blade Runner. Muy especialmente del monólogo improvisado por Rutger Hauer.

 

 

 

En él, el replicante, al ver que su vida está a punto de terminar, se plantea algo muy humano. Algo que quizá tú mismo te hayas planteado más de una vez. ¿Tiene alguna relevancia lo que hacemos en la vida? Al final, ¿todas esas vivencias sirven para algo o tan solo están llamadas a desaparecer como lágrimas en la lluvia?… Sigue leyendo

Huir de los conflictos

Meditando el Santo Rosario: una guía para vivir los misterios de la fe

¿Quieres leer gratis el primer misterio gozoso? Sin compromisos, sin darme tu correo electrónico.

Pulsa el botón.

Te voy a contar una pequeña historia. Pongamos a dos trabajadores, llamémosles A y B. Están subcontratados en una cierta empresa X cuyos trabajadores van a la huelga. A y B tienen un problema: los piquetes de X no les van a dejar pasar, por mucho que ellos no sean de esa empresa. Ya sabemos cómo funciona en España lo del derecho a trabajar cuando hay huelgas.

León cobardeSe ponen en contacto con su empresa para preguntarles cómo actuar y esta les dice que se cojan los días de huelga como vacaciones. A dice que no le parece mal, pero B dice que no tiene ningún sentido, que no es que ellos no quieran ir a trabajar, sino que se lo están impidiendo otras personas y que la empresa debería buscar otra opción. Discutiéndolo, A le dice a B que prefiere no crear conflictos con la empresa. Sin embargo, gracias a la postura de B y a que no tuvo problema en mostrar su opinión, la empresa acaba decidiendo a regañadientes que no gasten el día … Sigue leyendo

Jorge Sáez Criado, autor de ciencia ficción

¡Tú!

Tú eres esencial para que este proyecto literario salga adelante. Por eso te quiero pedir que, si te ha gustado alguno de mis libros, le hagas una pequeña reseña en Amazon. Para un autor independiente como yo, eso significa un mundo.

Haz tu reseña en Amazon

Y, si no quieres que se te escape ninguna novedad sobre mis libros, pulsa aquí para suscribirte a mi lista de correo:

Suscríbete a la lista




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y con fines estadísticos. Si no acepta las cookies puede que algunas partes de la web no funcionen correctamente. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar