Principios no negociables

El Papa Benedicto XVI, en unas jornadas de estudio sobre Europa organizadas por el Partido Popular Europeo, recordó lo que busca la Iglesia en sus declaraciones e indica una serie de principios no negociables. Estos principios son los mínimos que tenemos que buscar a la hora de elegir gobernantes. Como dice Su Santidad, no son negociables. Y mucho menos para los católicos. Así que es responsabilidad de cada uno de nosotros buscar que nuestro voto vaya a manos de alguien que vaya a cumplir esos requisitos, sin andar con patrañas como el mal menor y bobadas semejantes.

Copio íntegramente un par de párrafos:

“Por lo que atañe a la Iglesia católica, lo que pretende principalmente con sus intervenciones en el ámbito público es la defensa y promoción de la dignidad de la persona; por eso, presta conscientemente una atención particular a principios que no son negociables. Entre estos, hoy pueden destacarse los siguientes:
— protección de la vida en todas sus etapas, desde el momento de la concepción hasta la muerte natural;
— reconocimiento y promoción de la estructura natural de la familia, como unión entre un hombre y una mujer basada en el matrimonio, y su defensa contra los intentos de equipararla jurídicamente a formas radicalmente diferentes de unión que, en realidad, la dañan y contribuyen a su desestabilización, oscureciendo su carácter particular y su irreemplazable papel social;
— protección del derecho de los padres a educar a sus hijos” 
El documento entero se encuentra aquí. 
Y recordémoslo una vez más: se trata de principios no negociables. 
Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Jorge Sáez Criado tiene una doble vida: unos días escribe sobre espiritualidad y otros hace sufrir a personajes imaginarios que se enfrentan a épicas batallas entre el bien y el mal. Informático durante el día y escritor durante la noche, este padre de familia numerosa escribe historias con una marcada visión positiva de la vida sin dejar de lado una de las principales funciones de la ficción: explorar la verdad.