Consolar al diccionario

publicado en: Vida de escritor | 0

Consolar al diccionarioEsta entrada viene a ser de queja pura y dura. Llamémosla “entrada protesta”. Me vais a permitir que despotrique un poco porque, de verdad, es tremendo. Y, como escritor, duele. Es que, cada vez, parece que hay menos interés en saber hablar bien en el propio idioma, y es muy, muy triste. Al oír cosas como que algo, más que ayudar, “desayuda” o las típicas horribles traducciones literales (o directamente adaptaciones) de palabras inglesas, te dan ganas de abrazar con cariño un diccionario para consolarlo. No pocas veces se trata de vagancia para pensar unida a desconocimiento de vocabulario suficiente, quizá por falta de lectura.

No podemos, además, perder de vista que el lenguaje también influye en el pensamiento. Al fin y al cabo, pensamos con palabras. Lo vemos con claridad en el infumable invento de la ideología de género que, montado en el caballo de la corrección política, consigue que la gente vea como normal utilizar expresiones que rebasan de lejos el límite del ridículo como “todos y todas los y las amigos y amigas”, o las todavía más lamentables “amig@s, amigxs, amig/s”. Expresiones, por cierto, que se ven incluso en algunas editoriales de cuyo nombre no Sigue leyendo

Principios líquidos

publicado en: Vida cristiana | 0

Principios líquidosHace un tiempo pudimos ver cómo cierto político de cierto partido del que se dice que es el mal menor afirmaba que tener principios inquebrantables te convierte en una opción inútil.

Una opción inútil. Tener principios inquebrantables, una opción inútil.

¿Qué tiene de útil una opción que nunca sabes cuáles son sus principios, que va a cambiar según cómo sople el viento?

El hecho de que se llamen principios debería haberle dado una pista a este hombre sobre la tontería que soltó. No se trata de que en principio creo algo, pero luego, si no me gusta, cambio de creencias. Se trata de que son las bases de nuestro comportamiento, de nuestra forma de ser. Nuestros principios directores.

Por desgracia, esta visión de unos principios líquidos como el agua, que fluyen, que cambian, que no permanecen, no es algo único de este partido ni de este político. La sociedad entera está bañada en ese agua del relativismo. Todo da igual. Los principios no importan, porque no son principios. Sólo son construcciones que se pueden cambiar según convenga a la cobardía y al egoísmo de cada uno.

Ante esta lamentable constatación, la respuesta cristiana sobresale con una belleza … Sigue leyendo

Compra-venta de niños

publicado en: Vida cristiana | 0

Vientre de alquilerLlevamos varios días viviendo una cierta saturación de noticias y comentarios sobre algo que han venido a llamar “gestación subrogada”. La idea, no nos engañemos, es precisamente conseguir que se hable de ello. Que se hable de forma favorable. Y, por supuesto, que quienes no estamos de acuerdo parezcamos unos monstruos sin corazón, bla, bla, bla.

Para quien no sepa de qué va el tema, se supone que esta “gestación subrogada” sería una forma de conseguir que una pareja que quiera tener un hijo biológico (y, por tanto, no quieren adoptar), pero por el motivo que sea no lo puedan (o quieran) tener ellos, lo tenga a base de implantar un óvulo fecundado en otra mujer. Por supuesto, con un contrato de por medio y una compensación económica, faltaría más. Y ampliable, si es que no va a ser lo normal, a la utilización de esperma y óvulos de donantes anónimos, lo que pervierte aún más si cabe esta historia.

Hablando claro: “gestación subrogada” no es más que un eufemismo para decir “compra-venta de niños”. Así de simple. Se trata de algo que convertiría a una mujer, por lo general con pocos recursos, en poco más que Sigue leyendo

¡Feliz… y rebelde Navidad!

publicado en: Vida cristiana | 0

Rebelde NavidadEs un hecho que estamos sumergidos en un mundo buenista en el que todo tiene que ser uniforme para no sobresalir. En cuanto algo o alguien contradice el discurso aceptado por las masas, el políticamente correcto, el que no tiene ni un ápice de interés ni de sustancia, empiezan las susceptibilidades, las acusaciones, las miradas torvas.

Todo tiene que estar procesado por el sistema, digerido por él y expulsado de forma que no ofenda a nadie. A nadie relevante, claro está. A los cristianos, en especial a los católicos, se les puede ofender gratis. De hecho, en España la “Justicia” ampara a quienes se dediquen a ofenderlos. Es el sistema el que define lo que es ofender, a quién se puede ofender y a quién no.

¿El sistema? No me termina de gustar esa expresión. Es demasiado abstracta, y las abstracciones suelen servir para ocultar respuestas y responsabilidades. Es como lo de amar a la humanidad pero no al vecino.

El sistema lo definen los políticos, podríamos decir. Sean los que tenemos a sueldo para que nos vacíen los bolsillos de forma directa, … Sigue leyendo

De ilusiones también se vive

publicado en: Vida cristiana | 0

No deberíamos desdeñar el poder de la ilusión. Por mucho que pueda parecer algo etéreo o irreal, puede ser tanto un importante motor de cambio como un motivo para estancarse en una rutina insípida y alienante si no se hace nada por perseguirla o si carece de fundamento.

El mecanismo de la ilusión es muy sencillo: nos impulsa hacia un objetivo. Ese objetivo debe ser lo más claro posible, por supuesto. No se puede llegar a un objetivo que ni se conoce ni se sabe el aspecto que tiene. La ilusión es lo que te anima a aceptar los sacrificios que puedan aparecer por el camino para llegar hasta esa meta que se entiende deseable y lo bastante importante como para que le dediquemos todos esos esfuerzos.

¿Qué ocurre? Me da la sensación de que buena parte de los problemas actuales con la juventud, la política, quizá incluso con la Iglesia, están relacionados con la falta de ilusión. Diría que, cuando un grupo de jóvenes ve como única opción para entretenerse el alcohol, está bastante claro que no hay una meta Sigue leyendo

¿De este van a tomar ideas en el colegio de mi hijo?

publicado en: Vida cristiana | 4

Hace no mucho estaba feliz. Habían admitido a mi hijo en el colegio en el que estudié yo de pequeño, el Círculo Católico de Obreros. Tengo buenos recuerdos de los profesores, en especial del padre Hernando y del padre Carlos Conde. Fieles jesuitas de los de toda la vida, de los que antes habrían muerto que permitido el avance de los ataques a la Iglesia. Grandes sacerdotes, y muy buena educación católica.

Esa felicidad se desdibujó un poco cuando vi que, al menos en la web, del colegio “Círculo Católico de Obreros” había desaparecido “Católico de Obreros”. Pero bueno, te queda el beneficio de la duda, el pensar que se tratará de hacerlo más “moderno”. Vale.

Luego, en la primera reunión con la profesora, nos habló de que, cada curso, lo dedican a un tema y que, en este curso, tocaba “educar en la solidaridad“. Bueno, en mi época no teníamos que hacer cosas de esas. La solidaridad va implícita y explícita en el catolicismo, y se supone que van a dar educación católica. Pero vale, aceptémoslo también.

Ahora bien, cuando ves que organizan una conferencia para lo de “educar en la solidaridad” … Sigue leyendo

El precio de la libertad es la responsabilidad

Uno de los sueños de la humanidad desde la caída de nuestros primeros padres es abusar de la libertad lo máximo posible. Poder hacer lo que te dé la real gana sin consecuencias de ningún tipo.

Eso lo saben bien los políticos. En este estado llamado “del bienestar”, hasta el político más despistado tiene bien claro que, si promete aumentar las libertades, en seguida tendrá una legión de irreflexivos seguidores. Justo el tipo de seguidores que hacen falta en España para ganar unas elecciones, por lo que se ve desde hace tiempo.

Mucho se habla de mantener y ampliar las libertades, pero todos callan ante su contrapartida: mantener y ampliar las responsabilidades. Igual que cuando se habla de derechos pero se ocultan los deberes que esos derechos conllevan. Y eso, amigos míos, no puede ser.

El ser humano es libre porque es responsable y viceversa. Dado que tiene la capacidad de decidir hacer una cosa u otra, necesariamente, al hacer esa elección, se hace responsable de ella. La ha tomado por un motivo, el que sea, y eso hace que sea responsable del camino tomado. Ser responsable quiere decir ser capaz de responder por la decisión que … Sigue leyendo

La religión de la democracia

publicado en: Vida cristiana | 0

Hace no mucho, mientras comía con unos compañeros en el trabajo, surgió el tema de la democracia y uno de ellos hizo una disertación sobre que esto es una democracia, y en la democracia se hace lo que dice la mayoría y los demás a aguantarse y a aceptar lo que hagan esos sujetos a los que la mayoría ha elegido.

No es de extrañar una aceptación tan poco crítica, ya que hemos pasado de la democracia como una simple forma de gobierno, con sus defectos y sus ventajas, a una suerte de religión en la que el dios al que dar culto no es otro que esa mayoría indefinida. O, quizá, es la democracia el diosecillo en cuestión y la mayoría es quien le da culto. Supongo que es algo discutible, sobre lo que se podría debatir largo y tendido.

El tema es que este culto a la democracia nos ha llevado a una situación tan absurda como que el derecho a la vida pueda ser algo sometible a votación, con lo que algo que debería estar a un nivel superior a cualquier forma de gobierno (el derecho a la vida) pasa a ser algo redefinible según los gustos … Sigue leyendo

Peculiar tolerancia

publicado en: Vida cristiana | 0

Quien más quien menos tiene experiencia de que le acusen de intolerante por pensar de una forma diferente a lo establecido comúnmente en la sociedad. O, directamente, por ser católico y demostrarlo. Dado que quienes eso hacen se tienen por tolerantes, se me ha ocurrido compilar unas pocas reglas que parecen ser seguidas por estos sujetos tan tolerantes.

Reglas de la tolerancia (según la entienden algunos):

  1. Ser tolerante implica ser políticamente correcto.
  2. Se es tolerante con quien nos dice lo que queremos oír. Los demás son unos intolerantes y a esos no hay que tolerarlos.
  3. Con los intolerantes no hay ni que esforzarse en discutir. Con insultarlos, sobra. Si después de tales argumentos no pasan a ser tolerantes, habrá que denunciar su acoso e intolerancia. Porque ese empeño en no pensar tan bien como los demás está claro que es por su propia intolerancia.
  4.  Si un intolerante no permite que un tolerante le insulte (por ejemplo, porque le bloquea en Facebook), otro tolerante tendrá que ir a decirle que es un intolerante por no dejarse insultar. No puede ser que se le coarte su sacrosanto derecho a humillar a quien no es políticamente correcto.
  5. El tolerante no debe
Sigue leyendo
Jorge Sáez Criado, autor de ciencia ficción

¡Tú!

Tú eres esencial para que este proyecto literario salga adelante. Por eso te quiero pedir que, si te ha gustado alguno de mis libros, le hagas una pequeña reseña en Amazon. Para un autor independiente como yo, eso significa un mundo.

Haz tu reseña en Amazon

Y, si no quieres que se te escape ninguna novedad sobre mis libros, pulsa aquí para suscribirte a mi lista de correo:

Suscríbete a la lista




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y con fines estadísticos. Si no acepta las cookies puede que algunas partes de la web no funcionen correctamente. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar