¿Las redes sociales nos han cambiado la vida?

Las redes sociales como fuente de información

Cuando comencé mis estudios de Ingeniería Técnica en Informática de Gestión, allá por el lejano año 1996, si mal no recuerdo, la conexión a Internet era toda una novedad. Yo era de los que, por aquel entonces, ya tenía un flamante módem de 33.6k. Un fórmula 1.

Ahora tenemos conexiones con fibra óptica, dispositivos que nos tienen atados a la Red las veinticuatro horas del día y que hasta mantienen registro de dónde estamos en cada momento.

El mundo ha cambiado enormemente en un particular giro hacia una realidad virtual, solo existente entre los servidores que conforman Internet.

Uno de esos grandes cambios ha sido el surgimiento de las redes sociales.

Vamos a lo básico: una red social es una plataforma virtual en la que puedes conectar con otras personas. El objetivo de esa conexión ya es otro tema, porque, por mucho que la red en cuestión sea más orientada a un ámbito o a otro, son los usuarios los que acaban decidiendo hasta qué punto lo respetan. Por ejemplo, LinkedIn está fuertemente orientada al mundo laboral, en todas sus manifestaciones. En cambio, Facebook y Twitter son un caos.… Sigue leyendo

Guiarse por la razón, no por los sentimentalismos

publicado en: Vida cristiana | 0

Guiarse por la razón, no por los sentimientosHe visto que últimamente se ha hecho relativamente famosilla (bueno, lleva un tiempo revoloteando aquí y allá bajo diversas formas) una frase que dice algo así como que para ser feliz hay que pensar menos y sentir más. Y eso me ha recordado que hace ya un tiempo leí un artículo de un fraile dominico de cuyo nombre no quiero acordarme (no, en serio, ya no lo recuerdo, ni falta que hace) que decía que uno de los grandes males del mundo (incluyendo a la Iglesia, por supuesto) era pretender guiarse por la razón. Una afirmación muy triste viniendo de un miembro de una orden que ha contribuido tanto a la investigación teológica.

Vivimos en unos tiempos en los que la alergia a la razón parece haberse instalado en la mayoría de la gente. Como si, de repente, lo que nos hiciera humanos, lo que fuera la mejor guía para nuestro comportamiento, fuera seguir los sentimientos. Lo típico de sigue a tu corazón. Como si la razón fuera un enemigo a batir.… Sigue leyendo

Quien controla las palabras, controla el pensamiento

publicado en: Vida cristiana | 0

“La herramienta básica para la manipulación de la realidad es la manipulación de las palabras. Si puedes controlar el significado de las palabras, puedes controlar a la gente que debe usar las palabras.”
Philip K. Dick

Quien controla las palabras controla el pensamiento

Nuestro pensamiento funciona mediante el lenguaje. Razonamos con palabras, le damos vueltas a las cosas hablando con nosotros mismos en un diálogo interno en el que sopesamos una y otra vez palabras, palabras y más palabras.

El lenguaje configura nuestro pensamiento, nuestras creencias.

Esto hace que sea tan importante esta cita de Philip K. Dick. Es vital fijarse en el cambio del significado de las palabras para comprobar si obedecen a algún motivo en particular, a alguna intención quizá no revelada.

Por ejemplo, últimamente hemos visto que, muchas veces, se califica como “odio” no estar de acuerdo con una cierta cosmovisión, algo que, si acaso, será tener una opinión diferente. Y se lo califica de esa manera para hacer más fácil la censura. … Sigue leyendo

Razón y corazón

publicado en: Vida cristiana | 0

«El corazón tiene razones que la razón no entiende», dijo Blaise Pascal. Sin embargo, tenemos que tener siempre presente que el ser humano es un ser racional.

Este artículo ha sido publicado en el número 56 de la revista Punto de Encuentro, de la Obra Social de Acogida y Desarrollo. El hilo conductor de este número es la afectividad.

Razón y corazón

Razón y corazónEl mundo afectivo es muy importante en el ser humano. «El corazón tiene razones que la razón no entiende», diría Blaise Pascal. Y no podemos decir que Pascal fuera alguien que no quisiera utilizar la razón.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que el ser humano es, ante todo, un animal racional. Nuestra naturaleza es racional. Por desgracia, hoy en día muchos de nuestros contemporáneos parecen olvidar esto y conceden un valor absoluto a sus sentimientos o viven la vida como si no fuera más que una oportunidad de coleccionar emociones. El amplio mundo del afecto se convierte así en una excusa para hacer lo que cada uno quiera, sin pararse a pensar en lo más conveniente o, siquiera, en lo más correcto. «Si lo siento así, es así», parece ser

Sigue leyendo

La fantasía y la ciencia ficción como herramientas para hablar de la realidad

publicado en: Vida de escritor | 0

La fantasía, un género privilegiado para hablar de la realidadSi hay algo que hace falta hoy más que nunca es la comunicación de ideas. Estamos inmersos en un ambiente de pensamiento único que es francamente agobiante. Porque, además, ese pensamiento único es políticamente correcto, débil, incapaz de soportar la más mínima crítica (por eso prefiere aplastar a todo el que piense de otra manera antes que entrar al debate). Es un pensamiento que pretende hacer sentir (siempre sentir, siempre lejos de la razón) rebelde, cuando adoptarlo significa la postración suprema ante los poderes mediáticos (que, si no todos, en su gran mayoría lo han adoptado en mayor o menor medida) y quien los utiliza.

Ese pensamiento tan, lo siento mucho, tremendamente aburrido por uniforme, ñoño y memo, no duda en utilizar todos los medios a su alcance para difundirse. Está hasta en la sopa. Cuentos para niños, películas, novelas, dibujos animados… Por todas partes aparece. Y nos lo dejamos colar en casa. Ridiculeces como la ideología de género se asientan en las mentes por el simple medio de estar expuestos continuamente a ellas. No aguanta la más mínima lógica, pero ahí está. Y el que no lo acepte es un algófobo, un nuevo modo para marcar a … Sigue leyendo

Los 450 profetas de Baal

publicado en: Vida cristiana | 0

Profeta ElíasIgual que en los tiempos del profeta Elías, en la actualidad se presenta una elección: o seguimos a los cuatrocientos cincuenta profetas de Baal o al único profeta de Dios, Elías. Aunque, en realidad, se trata de una elección que siempre ha estado ahí, en todas las épocas.

Hace unos días leía que el PP va a impulsar la absurdez anticientífica de la ideología de género en los colegios de Castilla y León. Curiosamente, la lectura correspondiente al día siguiente, que leí esa misma noche, era la del profeta Elías y los cuatrocientos cincuenta profetas de Baal (1 Re 21-39). No pude evitar ver la relación y llenarme de esperanza.

Hoy en día, estamos inmersos en un océano de profetas de Baal. Hay una plaga de pensamiento único disfrazado de progresismo, de falsa misericordia, de sentimentalismo mugriento, de obsesión por lo políticamente correcto que hace muy difícil desmarcarse de ese discurso común por temor a ser señalado, a ser el raro, el retrógrado, el ultraloquesea. Lo vemos en la ideología de género, un sinsentido que no hay por dónde cogerlo, pero que nos meten en el cerebro a base de repetir consignas, de normalizarlo en series y … Sigue leyendo

Respetar o no respetar, he ahí la cuestión

publicado en: Vida cristiana | 0

Artículo publicado en el número 53 de la revista Punto de Encuentro, de la Obra Social de Acogida y Desarrollo (OSDAD), cuyo hilo conductor en este número es el respeto.

Respetar o no respetar, he ahí la cuestión

Respetar o no respetar las opinionesEn estos tiempos en los que nos ha tocado vivir nos encontramos con tremenda facilidad otro de los grandes tópicos utilizados para intentar acallar a todo aquel que no tenga ganas de comulgar con ruedas de molino: el respeto.

En principio, el respeto es algo bueno. Eso no lo pongo en duda. Tengo que respetar al prójimo. ¿Por qué? Bueno, aquí esta sociedad descreída tiene un problema. ¿En qué basar ese respeto? ¿En normas y leyes puramente convencionales, que pueden cambiar según el gusto del gobernante del momento? No, ese respeto no sirve para nada. Es como decir que no existe. La única base verdaderamente estable para poder respetar a todo ser humano, independientemente de su edad o de sus actos, se encuentra en su filiación divina. Yo tengo que respetar al prójimo porque es tan hijo de Dios como yo. Porque es otro yo. Este concepto, ya por sí mismo, choca con el egoísmo que configura el … Sigue leyendo

Jorge Sáez Criado, autor de ciencia ficción

¡Tú!

Tú eres esencial para que este proyecto literario salga adelante. Por eso te quiero pedir que, si te ha gustado alguno de mis libros, le hagas una pequeña reseña en Amazon. Para un autor independiente como yo, eso significa un mundo.

Haz tu reseña en Amazon

Y, si no quieres que se te escape ninguna novedad sobre mis libros, pulsa aquí para suscribirte a mi lista de correo:

Suscríbete a la lista